Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
  • Inicio
    • Faun(e) by David Dawson
      Javier Gutiérrez posa para Masescena en la escenografía de 'El traje'
      Imagen promocional del director de los Premios Max 2024, José Padilla
      Jesús Cimarro, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida
    • María Fernanda D'Ocón
      Imagen de la actriz dando la bienvenida al público con su mítico "Gracias por venir" en la revista El último tranvía
      Momento del ensayo de 'Remanso' con Nacho Duato
      Diversas mujeres - Compañía Vertebradas Artes Escénicas
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      Remedios Amaya
      Cultura Revista SGAE 12
      Jhoanna Sierralta
      Imagen promocional de la obra

      Lo más visto

      Imagen de una escena de la obra
      Mariano Estudillo, Carla Nyaman y Lluna Issa Casterà
      Imagen de una escena de la obra 'Mi turno'
      Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Suscríbete
  • Inicio
    • Faun(e) by David Dawson
      Javier Gutiérrez posa para Masescena en la escenografía de 'El traje'
      Imagen promocional del director de los Premios Max 2024, José Padilla
      Jesús Cimarro, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida
    • María Fernanda D'Ocón
      Imagen de la actriz dando la bienvenida al público con su mítico "Gracias por venir" en la revista El último tranvía
      Momento del ensayo de 'Remanso' con Nacho Duato
      Diversas mujeres - Compañía Vertebradas Artes Escénicas
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      Remedios Amaya
      Cultura Revista SGAE 12
      Jhoanna Sierralta
      Imagen promocional de la obra

      Lo más visto

      Imagen de una escena de la obra
      Mariano Estudillo, Carla Nyaman y Lluna Issa Casterà
      Imagen de una escena de la obra 'Mi turno'
      Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Suscríbete
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Año VIIINúmero 360
13 JULIO 2024

Santas y perversas: Un convento de carcajadas, plegarias y enigmas divinos

TZ Temporada 24_25 1024x250
Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
Con monjas tan peculiares y un misterio por resolver, 'Santas y perversas' es la confesión cómica que todos necesitamos.

En el convento de las Hermanas Descalzas del Pie Diestro, no es el repique de las campanas lo que despierta a las monjas, sino un disparo en mitad de la noche. Así comienza «Santas y perversas», la propuesta de José Warletta, que transforma el sagrado silencio del convento en un estruendoso mar de risas y excentricidades en su tercera temporada. La sala Lola Membrives del Teatro Lara se convierte en un claustro repleto de misterios, enredos y carcajadas en una comedia celestial.

La obra nos introduce en este singular convento donde la rutina se ve interrumpida por un el cuerpo sin vida de la hermana Catherine Wellstone. Con solo cuatro monjas de clausura restantes en la abadía, todas ellas se convierten en las principales sospechosas del crimen. Para resolver el caso, llegan el inspector Jefferson y su ayudante, el alguacil Bob, quienes se enfrentan a una serie de contratiempos. Las hermanas, cada cual más peculiar, añaden una capa de enredo a la investigación: una es ciega, otra sorda, una tercera es una vasca propensa a ataques de ira, y la madre abadesa, la más áspera de todas. Conforme los investigadores intentan desentrañar el misterio, las respuestas parecen escaparles entre las manos. ¿Lograrán encontrar al asesino o acabarán con más pecados que confesiones?

El libreto, escrito por José Warletta, es de una maestría notable en la construcción de diálogos ágiles y mordaces. Además de hacer reír, también desarrolla a fondo los extravagantes personajes que pueblan esta congregación. El equilibrio entre el suspense y el humor está perfectamente logrado. Este dramaturgo –autor de Los tacones de papá o Última planta, obras actualmente en cartelera– utiliza la estructura del thriller para mantener la tensión narrativa, mientras que las situaciones descontroladas y los diálogos chispeantes aseguran que la obra nunca pierda su ritmo ligero y entretenido. Cada línea parece estar pensada para extraer la máxima comicidad de cada situación, desde los malentendidos o dobles sentidos hasta los giros inesperados en la trama.

El libreto también se beneficia de una estructura simple en su premisa básica, pero completada con astucia mediante pequeños detalles y subtramas para mantener el interés del espectador. No obstante, hubiera reducido algunos parlamentos en los interrogatorios. Warletta no contento con el humor superficial, se adentra en las profundidades de sus personajes y sus circunstancias, ofreciendo una comedia vestida de farsa como una sutil reflexión sobre la naturaleza humana y las contradicciones inherentes a la vida conventual.

La dirección también recae en José Warletta, quien demuestra un control absoluto sobre el ritmo de la obra, manteniendo un equilibrio perfecto entre los momentos de tensión y las explosiones de humor. Cada escena fluye con una naturalidad reflejo, nuevamente, de una comprensión profunda de la comedia y del thriller. Una de las mayores fortalezas de su trabajo es el manejo del espacio escénico. La sala Lola Membrives se transforma en el monasterio de las Hermanas Descalzas del Pie Diestro, con una escenografía de Cris y Manu capaz de aprovechar cada rincón para construir un ambiente claustrofóbico y, al mismo tiempo, cómico. La integración de los elementos técnicos, como la iluminación y el sonido de Dolores e Inma, también merece mención; bien sea para crear atmósferas entre lo siniestro y lo grotesco, o para intensificar el suspense. 

Los movimientos del elenco, coreografiados por Luis Santa María, están medidos con precisión, logrando interacciones físicas y gags visuales desarrollados con un timing impecable. El reparto parece haber sido elegido con esmero para encarnar a su personaje y ofrecer actuaciones tanto exageradas como auténticas. La caracterización de las cuatro monjas sospechosas es otra de las virtudes de la representación. Cada una tiene su propia voz y una idiosincrasia claramente definida, para así crear un espectáculo donde el humor brota de la interacción entre sus defectos y virtudes, y donde el público puede conectar inmediatamente con sus personalidades y sus locuras.

Joseba Priego encarna al inspector Jefferson con una precisión y comicidad admirables. Su interpretación es la de un hombre engreído y perpetuamente exasperado, cuya incapacidad para admitir errores lo convierte en una figura caricaturesca. La arrogancia y la frustración de Jefferson añaden un sabor especial a la obra, destacando como un pilar del humor y el caos en el escenario. A su lado, Miguel de Miguel ofrece un contrapunto perfecto como el alguacil Bob, un hombre con los pies en la tierra, cuya función es corregir los numerosos errores de su superior. De Miguel aporta una calidez y una sensatez equilibrando la dinámica entre los dos personajes, con una interpretación tanto cómica como entrañable.

Las santas y perversas están bajo las órdenes de la Madre Superiora a quien da vida Eva Rodríguez, con una mezcla de arrogancia y autoridad que la hace destacar entre las demás monjas. Sus fallidos intentos para contener sus insinuaciones sexuales hacia el inspector y su don para los acentos son los puntos cómicos de este papel. Miguel de Miguel demuestra su versatilidad al interpretar también a la monja ciega. Su personaje cree firmemente que su ceguera ha sido compensada por Dios con una extraordinaria orientación y talento para la pintura. Nada más lejos de la realidad. Sus movimientos torpes y abruptos unidos a su gestualidad facial y corporal desmedida acrecientan la risa de los presentes.

Por su parte, Fernando Bodega recrea a la hermana sorda con problemas de lenguaje. Dejando a un lado su faceta humorística, la actuación resulta muy cuidada; de hecho, me recordó a algunas escenas de la película “Un milagro para Helen”. Bodega maneja el papel con gracia y sutileza, y protagoniza algunos de los momentos más surrealistas de la obra, destacando la confusión y la incomunicación de una manera profundamente divertida. Por último, David Ortega interpreta a la hermana vasca con una energía física y una presencia escénica deslumbrantes. Su personaje, con una fuerza y un tamaño que bien podrían competir en el concurso de corte de troncos, aporta un soplo de aire fresco con su actitud directa y su físico imponente.

En conclusión, «Santas y perversas» es una obra con un ingenioso libreto, una magistral dirección y actuaciones memorables. José Warletta ha logrado crear una comedia capaz de combinar el suspense y el humor y donde las excentricidades de los personajes, la precisión de los diálogos y la dinámica escénica se unen para ofrecer una noche de risas continuas y entretenimiento de alta calidad.

Autoría y dirección: José Warletta

Reparto: Miguel de Miguel, Fernando Bodega, David Ortega, Eva Rodríguez y Joseba Priego

Luces y sonido: Dolores e Inma

Coreografías: Luís Santamaría

Audiovisuales:  Daniel Rote

Escenografías: Cris y Manu

Noticias relacionadas
Imagen de una escena de la obra 'Mi turno'
Imagen de una escena de la obra
Imagen de un momento del espectáculo
Una escena del musical
Imagen de una escena del espectáculo
Imagen de un momento del espectáculo
TZ Temporada 24_25 300x450
Últimas noticias
Remedios Amaya
Cultura Revista SGAE 12
Jhoanna Sierralta
Imagen promocional de la obra
Imagen de las jornadas
Sinatra Suite formará parte del programa de la CND