Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
  • Inicio
    • Faun(e) by David Dawson
      Javier Gutiérrez posa para Masescena en la escenografía de 'El traje'
      Imagen promocional del director de los Premios Max 2024, José Padilla
      Jesús Cimarro, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida
    • María Fernanda D'Ocón
      Imagen de la actriz dando la bienvenida al público con su mítico "Gracias por venir" en la revista El último tranvía
      Momento del ensayo de 'Remanso' con Nacho Duato
      Diversas mujeres - Compañía Vertebradas Artes Escénicas
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      Remedios Amaya
      Cultura Revista SGAE 12
      Jhoanna Sierralta
      Imagen promocional de la obra

      Lo más visto

      Imagen de una escena de la obra
      Mariano Estudillo, Carla Nyaman y Lluna Issa Casterà
      Imagen de una escena de la obra 'Mi turno'
      Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Suscríbete
  • Inicio
    • Faun(e) by David Dawson
      Javier Gutiérrez posa para Masescena en la escenografía de 'El traje'
      Imagen promocional del director de los Premios Max 2024, José Padilla
      Jesús Cimarro, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida
    • María Fernanda D'Ocón
      Imagen de la actriz dando la bienvenida al público con su mítico "Gracias por venir" en la revista El último tranvía
      Momento del ensayo de 'Remanso' con Nacho Duato
      Diversas mujeres - Compañía Vertebradas Artes Escénicas
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      Remedios Amaya
      Cultura Revista SGAE 12
      Jhoanna Sierralta
      Imagen promocional de la obra

      Lo más visto

      Imagen de una escena de la obra
      Mariano Estudillo, Carla Nyaman y Lluna Issa Casterà
      Imagen de una escena de la obra 'Mi turno'
      Imagen de una escena de la obra 'Santas y perversas'
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Suscríbete
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Año VIIINúmero 360
13 JULIO 2024

Alejandro Azorín, la curiosidad del fauno

TZ Temporada 24_25 1024x250
Faun(e) by David Dawson
Faun(e) by David Dawson
La denegación del visado de trabajo de los Estados Unidos y el envío de un correo electrónico cambiaron el destino de Alejandro Azorín (Yecla, 1994). En lugar del Boston Ballet, el intérprete murciano desembarcó en el Semperoper Ballett de Dresde en 2015. La curiosidad al ver una prima que hacía sus pinitos en el ballet introdujo la danza en su vida y después de formarse en la escuela de José Antonio Robles en Murcia, en el School of American Ballet de Nueva York y en el Pacific Northwest Ballet School en Seattle, Azorín se estableció en la capital del estado alemán de Sajonia, en cuya compañía alcanzó la categoría de bailarín principal el año pasado. Tanto le ha gustado la experiencia en el país teutón que ha fichado por el Ballett am Rhein de Düsseldorf para la próxima temporada.

¿En qué momento profesional se encuentra?

Ahora mismo me encuentro en un momento muy bonito y bueno de mi carrera, ya que aunque sigo siendo joven, ya tengo casi diez años de experiencia. Esto hace que me sienta muy bien, ya que mi cuerpo todavía está en buena forma y no se ha deteriorado mucho, y además puedo compaginarlo con todo lo que he aprendido estos nueve años. Mi tiempo en Dresde ha dado más frutos de los que esperaba: jamás imaginé que iba a llegar a ser bailarín principal y que el ascenso entre categorías iba a ser de una manera tan fluida.

¿Cuáles son sus próximas metas en el mundo del ballet?

Después de nueva años en Dresde, ha llegado el momento de irse y el año que viene entro a formar parte del Ballett am Rhein en Düsseldorf. En los últimos años estaba empezando a tener la sensación de que el momento de irse de Dresde iba a llegar pronto, ya que había pasado mucho tiempo aquí y era mi primera compañía. Siempre he querido explorar cosas nuevas y vivir en lugares distintos. Fue una decisión difícil, ya que no sabía si inclinarme por una compañía grande o una más pequeña en la que interesase el repertorio. La próxima temporada Raphaël Coumes-Marquet y Bridget Breiner entran en la dirección de Düsseldorf y me siento afortunado porque me invitaron a formar parte de la compañía. Estoy muy ilusionado y con muchas ganas de empezar allí.

Yendo al pasado, ¿cómo aparece la danza en su vida?

La danza apareció a través de una prima mía que iba a clases de ballet en mi pueblo, Yecla. Recuerdo que íbamos a verle bailar y eso empezó a despertar mi curiosidad. No hay ninguna tradición familiar, sólo una de mis hermanas que hacía ballet cuando era niña.

‘The Nutcracker’ by Aaron Watkin

¿Cómo fue hacer su primera maleta hacia Nueva York?

Estaba muy ilusionado de irme a vivir a Nueva York. Ese verano había hecho el curso estival en el School of American Ballet y me invitaron a quedarme todo el año. Hablaba un inglés muy básico, pero qué mejor que aprenderlo allí. Adaptarme a Estados Unidos no me resultó duro. Todo era muy accesible y la gente de mi entorno era muy simpática y amable conmigo. Fue un poco más difícil adaptarme a la cultura alemana, especialmente a Alemania del Este, donde la gente no es tan abierta ni acogedora como en los Estados Unidos. Cuando vine a Dresde fue una suerte tener un grupo de amigos y conocidos en la compañía, ya que hizo que la transición fuera más fácil y amena. Y después de tanto tiempo aquí se han convertido ya en parte de mi familia.

¿Por qué se decantó por el Semperoper Ballett de Dresde?

Sinceramente, Dresde fue la única opción que tuve en aquel entonces. Cuando acabé de estudiar en el Pacific Northwest Ballet School, me ofrecieron contrato para unirme al Boston Ballet. Desafortunadamente, el gobierno americano no me dio visado de trabajo, así que no pudo ser. Era verano y sin ningún sitio al que ir la próxima temporada, por lo que me estaba planteando volver a Murcia para seguir tomando clases y audicionar por Europa más tarde, o dejar de bailar y dedicarme a otra cosa. Una tarde de julio, les envié un email a Jason Beechey, director de la Palucca Hochschule für Tanz Dresden, y a Aaron  Watkin, director del Semperoper Ballett. Fui muy afortunado cuando me respondieron diciéndome que un chico había renunciado y que tenían un contrato libre para mí.

Faun(e) by David Dawson

¿Cómo definiría el estilo del Semperoper Ballet?

El Semperoper Ballett es una compañía de unos 60 bailarines y con un repertorio versátil. Hacemos desde clásicos como “La Bella Durmiente” o “El lago de los cisnes”, hasta piezas de coreógrafos más modernos como Sharon Eyal, Ohad Naharin, Martha Graham, Mats Ek, etcétera. Pero lo que más resalta de la compañía es el repertorio neoclásico con coreógrafos como David Dawson o con William Forsythe, quien siempre ha tenido una relación muy estrecha con nosotros.

¿Recuerda qué bailó en su debut profesional?

Mi debut profesional ocurrió pocos días después de llegar a Dresde. La compañía estaba preparando “Romeo y Julieta”. En aquel momento estaba en la categoría de aprendiz y se suponía que no participábamos en la producción. Un día recibí la llamada del director diciéndome que un bailarín se había lesionado y que necesitaba que me aprendiera su papel como Montesco para reemplazarlo. Todo fue muy apresurado y estaba bastante nervioso, ya que no me sabía los pasos muy bien, la mayoría de la gente de la compañía era desconocida para mí y el escenario del Semperoper impone mucho. Es muy especial este recuerdo, porque “Romeo y Julieta” va a ser el último ballet que voy a bailar aquí. Después de haber interpretado a un Montesco, a Benvolio, a Mercutio, estoy preparando mi debut como Romeo el 28 de junio.

‘Vertigo Maze’ by Stijn Celis

¿Cómo ha vivido su ascenso por la escala de rangos hasta convertirse en bailarín principal?

El ascenso en la compañía ha sido bastante orgánico para mí, ya que fui ascendido cada dos años, más o menos. Haber llegado hasta aquí ha sido un camino bonito y me alegro de tener la experiencia de llegar al top de la compañía, con todo lo que también implica en cuanto a que hay mucha más presión y responsabilidad en el trabajo y manera de desarrollar los roles. Lo que más me gusta es la manera en que lo he hecho: la danza es mucho más una forma y estilo de vida que un trabajo, por lo que es fácil obsesionarse y dedicar todo el tiempo a la profesión. Lo que más me gusta de mi trayectoria es que he podido seguir avanzando, compaginando mi profesión con mi vida fuera del estudio, teniendo otros intereses y aficiones fuera de la danza. Eso me da energía y me mantiene inspirado para seguir bailando.

¿Cómo se define como bailarín y qué tipo de roles se adecúan más a sus características?

Me definiría como un bailarín curioso, aunque no me gusta definirme ni encasillarme en cierta estética o modo de bailar. Me gusta bailar de todo y aunque es muy divertido bailar piezas en las que me siento cómodo, el proceso puede ser tan o más interesante en piezas que me gustan menos o me resultan más incómodas de bailar.

¿Hay algún rol que le haya marcado especialmente?

Mis papeles favoritos son el príncipe de “La Bella Durmiente”, Mercutio en “Romeo y Julieta”, Puck en “The Dream” de sir Frederick Ashton, Kallisto en “A Swan Lake” de Johan Inger, pero quizás el ballet que más me gusta bailar en “Faun(e)”, de David Dawson. Es una pieza que la he bailado muchas veces en diferentes escenarios y la conozco tan bien que ya no tengo que pensar en la coreografía o en el espacio en el que estoy, y puedo dejarme llevar, tomar riesgos y literalmente cerrar los ojos.

Faun(e) by David Dawson

¿Qué tiene de especial que un coreógrafo cree una obra para uno?

Me encanta crear papeles y dar vida por primera vez a diferentes papeles con los coreógrafos. En 2022, tuvimos la première de “Romeo y Julieta” de David Dawson, obra en la que el papel de Benvolio fue creado para mí y fue muy especial. Cada coreógrafo trabaja de una manera diferente y en el caso de David Dawson, sentí que mi opinión, voz y punto de vista eran escuchados y respetados. Esto hace que el proceso sea muy colaborativo y que el bailarín se sienta parte de la creación del rol, en lugar de hacer simplemente los pasos que dicta el coreógrafo.

Por último, ¿qué es la danza para usted?

Mi profesor José Antonio Robles siempre dice que ser bailarín es la profesión más bonita del mundo, y yo no sé si lo es o no, pero dedicarme a esta profesión me llena de miles de maneras diferentes. En el aspecto físico, hay que entrenar todos los días. No hay ningún día igual, ya que siempre estás haciendo piezas diferentes y aprendiendo cosas nuevas. También es una profesión social, ya que requiere mucha comunicación con tus compañeros y directores de ensayos. Artísticamente, la danza te hace contar historias, ponerte en la piel de diferentes personajes que te exigen usar la imaginación y redescubrir facetas de ti mismo que nunca habías cuestionado. Para mí, la danza es un todo que engloba tantas cosas, algo que nunca me cansa ni me aburre. Es como un vasto patio de recreo de un colegio con columpios y árboles: cada día te puedes subir a un columpio diferente, explorar otro lugar y dejar volar tu imaginación.

Noticias relacionadas
Imagen promocional de la obra
Sinatra Suite formará parte del programa de la CND
Imagen promocional de la propuesta
Han presentado la programación del segundo fin de semana del festival de Almagro
Imagen de la presentación
De izquierda a derecha, el director del Certamen, Alberto Estébanez; la bailarina cubana Glenda Sánchez, componente de la compañía The Concept, el coreógrafo italiano Giovanni Insaudo y la concejala de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Burgos, Marta Alegría
TZ Temporada 24_25 300x450
Últimas noticias
Remedios Amaya
Cultura Revista SGAE 12
Jhoanna Sierralta
Imagen promocional de la obra
Imagen de las jornadas
Sinatra Suite formará parte del programa de la CND