Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
  • Inicio
    • T24 El Padre 022
      Retrato Editorial por Pablo Lorente
      ISAMAY BENAVENTE_1_©FOTO Miguel Angel Fernandez
      Clara 1 Masescena 4
    • Lina Morgan 1
      Remansos Nacho Duato
      Diversas_Mujeres_-_1
      Nuria_Espert_-_Sergio_Albert_Fundacion_SGAE_2
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      To Hoang1_foto_Jesus Robisco
      El_Chispazo_Ensayo_02_Color_-02
      Si quiere fOTO Beatrix Maxi Molnar_1
      Anna Padrós

      Lo más visto

      PG Zeus 31 ©️ Jero Morales
      Teatro_Rojas_-_01
      la-verbena-de-la-paloma 2024
      Juan Mayorga Teatro La Abadia 1
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Inicio
    • T24 El Padre 022
      Retrato Editorial por Pablo Lorente
      ISAMAY BENAVENTE_1_©FOTO Miguel Angel Fernandez
      Clara 1 Masescena 4
    • Lina Morgan 1
      Remansos Nacho Duato
      Diversas_Mujeres_-_1
      Nuria_Espert_-_Sergio_Albert_Fundacion_SGAE_2
    • Últimas noticias

      To Hoang1_foto_Jesus Robisco
      El_Chispazo_Ensayo_02_Color_-02
      Si quiere fOTO Beatrix Maxi Molnar_1
      Anna Padrós

      Lo más visto

      PG Zeus 31 ©️ Jero Morales
      Teatro_Rojas_-_01
      la-verbena-de-la-paloma 2024
      Juan Mayorga Teatro La Abadia 1
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Año VIINúmero 353
25 MAYO 2024

Gilipollas sin fronteras: ¡Gilipollas del mundo, uníos!

Imagen promocional de la obra
En Gilipollas Sin Fronteras, Santiago Nogués y Adolfo Pastor nos demuestran que ser gilipollas es un arte que se puede disfrutar en compañía y con risas garantizadas

¿Se ha detenido alguna vez a reflexionar sobre la gilipollez en su vida? ¿Ha sentido esa incómoda sensación de cometer un acto que, en retrospectiva, solo puede calificarse como tal? Reconozcámoslo: todos somos gilipollas en alguna ocasión. Pero ¿y qué? No hay nada de malo en ello. No se avergüence. De hecho, se ha creado una organización sin ánimo de lucro (o al menos no demasiado) para celebrar nuestra gilipollez colectiva. ¿Interesado en unirte? Entonces prepárate para sumergirte en el hilarante mundo de Gilipollas sin fronteras en el Teatro Alfil.

Estamos ante un espectáculo teatral que invita a los espectadores a reírse de sí mismos y de las situaciones cotidianas que enfrentamos. Presentado por la compañía Morfeo Teatro, este show de dúo cómico dirigido e interpretado por Santiago Nogués y Adolfo Pastor, ofrece un repertorio de sketches burlescos que exploran el absurdo de la vida moderna. Merece la pena destacar el reconocimiento de esta compañía por la singularidad de sus propuestas, que van desde la adaptación y rescate de piezas poco habituales en el repertorio teatral, tanto clásico como contemporáneo, hasta la provocadora puesta en escena que desafía al espectador a replantearse sus convicciones en un mundo a menudo irracional.

Con una marcada cercanía con el espectador, MORFEO TEATRO ha participado en foros teatrales de prestigio y festivales internacionales en numerosos países, llevando consigo un teatro teñido de esperpento y satíricas propuestas sustentadas en la farsa y la performance. Esta filosofía teatral, impregnada de un desalentado optimismo, busca revisar la trivialidad de la existencia y ofrecer una crítica social desde un enfoque humanista. En Gilipollas sin fronteras, esta forma de hacer teatro se materializa en un espectáculo fresco y divertido, que trasciende el mero entretenimiento para convertirse en una celebración de la gilipollez humana y en una invitación a abrazar nuestra propia ridiculez con una sonrisa en la boca. Como ellos consagran, el teatro del absurdo ha muerto, porque la realidad supera la ficción. Con un enfoque dinámico y una ejecución impecable, este espectáculo demuestra que reírnos de nosotros mismos es el mejor antídoto contra la seriedad de la vida.

La variedad de temas abordados es otro de los aspectos más destacados. A través de una serie de sketches ingeniosos y llenos de humor, la obra nos sumerge en situaciones cotidianas que revelan la absurdez inherente en el día a día. Destacaría por su genialidad «El Pisito», donde un gilipollas que, tras 40 años viviendo con sus padres, finalmente se independiza, pero no en cualquier parte, sino en el centro de Madrid. ¿A quién le importa el precio y los metros cuadrados? «El Ascensor» nos invita a reflexionar sobre cómo es posible comportarse de manera tan extraña en un espacio tan reducido como un ascensor. La burocracia también es objeto de burla para mostrarnos la frustrante experiencia de lidiar con trámites interminables y visitas repetidas a instituciones como el INEM. Es el “Vuelva usted mañana” de Larra en versión cómica. Por último, «Clases de Inglés para gilipollas» nos sumerge en el divertido mundo de los malentendidos lingüísticos y las situaciones embarazosas al intentar comunicarse en otro idioma. Con un humor inteligente y lleno de juego de palabras, este sketch nos recuerda que ser un poco zote es parte inevitable del proceso de aprendizaje, aunque siempre habrá un listo que se crea que sabe más que el resto.

Hacer reír es todo un arte que requiere maestría y habilidad. Santiago Nogués y Adolfo Pastor demuestran ser verdaderos maestros en este arte, utilizando una combinación de ingenio, timing y precisión para provocar carcajadas en la audiencia. Uno de los aspectos más destacados de su actuación es su habilidad para jugar con la repetición de palabras, sonidos y movimientos corporales. Esta técnica, aparentemente simple, es en realidad una herramienta poderosa que les permite crear un ritmo cómico impecable y mantener la atención del público en todo momento.

En conjunto, el trabajo de Santiago Nogués y Adolfo Pastor recuerda inevitablemente al ingenio y la maestría que caracterizan las actuaciones de Faemino y Cansado. Al igual que el legendario dúo cómico, ambos artistas logran una simbiosis perfecta en el escenario. Cada uno –con un diseño de vestuario de Mayte Bona difícil de describir, llamémosle clásico– aporta su propia chispa única, aunque juntos forman una combinación explosiva de humor inteligente, entretenimiento inigualable y la demostración práctica de que la colaboración y la camaradería son tan importantes como el talento individual.

Santiago Nogués irradia una energía contagiosa con su expresividad corporal excepcional y sus arrebatos emocionales. Su presencia magnética llena el escenario, atrayendo todas las miradas con su capacidad para hacer reír a carcajadas y provocar la reflexión en igual medida. Sus arranques excesivos en ciertos instantes del espectáculo añaden un toque de imprevisibilidad y dinamismo a su actuación, manteniendo a la audiencia en vilo y haciéndola reír aún más. Esta explosión de energía contrasta maravillosamente con su aparente pusilanimidad en otros instantes, creando un personaje multifacético y completamente irresistible. En definitiva, el también actor con infinidad de papeles en series televisivas y proyectos teatrales encarna la esencia misma de la comedia con una entrega apasionada.

Por otro lado, Adolfo Pastor aporta una elegancia cómica refinada con su gestualidad medida y su dominio magistral de la voz, dada su faceta como actor de doblaje. Esta habilidad le permite dotar a cada personaje con una profundidad y autenticidad que resuenan con el público de una manera única. Con una presencia serena pero impactante, Pastor sabe cómo encontrar el equilibrio perfecto entre el humor inteligente y la emotividad genuina, como si cada línea de diálogo fuera cuidadosamente matizada para provocar tanto risas como reflexiones. Dicho de otro modo, su actuación es una experiencia teatral que no solo entretiene, sino que también enriquece y estimula la mente del espectador.

El espectáculo culmina de manera memorable con la entonación del famoso «Himno de los Gilipollas», una participación cómplice con el respetable que encapsula la esencia del show. Con letra ingeniosa y pegajosa melodía, el himno se convierte en un canto desahogado para aquellos que reconocen y celebran la gilipollez en todas sus formas. Es un recordatorio humorístico de que, en un mundo lleno de seriedad y solemnidad, a veces es liberador reírse de uno mismo y abrazar la absurdez de la vida.

Noticias relacionadas
Con la boca abierta
El tiempo entre costuras-04-2024
la-verbena-de-la-paloma 2024
PG Zeus 31 ©️ Jero Morales
AvenueQ
los_amigos_de_ellos_dos_foto_sergioparra_106
Últimas noticias
To Hoang1_foto_Jesus Robisco
El_Chispazo_Ensayo_02_Color_-02
Si quiere fOTO Beatrix Maxi Molnar_1
Anna Padrós
AY TEATRO - BURRO - FOTO TXUS JIMENEZ--377
Poeta en Nueva York Naves Matadero