Masescena - Efemérides del CDAEM: Helen Hayes y el Theatre Guild en Madrid y Barcelona

AÑO IV  Número 192

20 ABRIL 2021
TEATRO ESPAÑOL DE MADRID, 7.3.1961

Efemérides del CDAEM: Helen Hayes y el Theatre Guild en Madrid y Barcelona

El 7 de marzo de 1961 tenía lugar en el Teatro Español de Madrid la primera representación, 'La piel de nuestros dientes'

El Theatre Guild fue una sociedad fundada en Nueva York en 1918. Su objetivo era lo que en Europa hemos llamado un teatro de arte, es decir, que atendía la calidad y el interés de las obras por encima de su posible éxito comercial. A lo largo de su larga trayectoria, el Guild llegó a estrenar más de doscientas obras. En los años sesenta, el Guild quiso asumir el proyecto de una compañía que girase por veinte capitales de Europa y Latinoamérica, con obras de los mejores autores anglosajones del momento y un elenco encabezado por la actriz Helen Hayes, la gran dama del teatro norteamericano: The Theatre Guild American Repertory Company. A España llegaría esta compañía en marzo de 1961, con el patrocinio de la Empajada estadounidense y bajo los auspicios del Departamento de Estado. Las representaciones, en inglés, supusieron un enorme éxito en Madrid y Barcelona.

Así, el día 7 de marzo de 1961 tenía lugar en el Teatro Español de Madrid la primera representación de la obra de Thornton Wilder La piel de nuestros dientes, con dirección de Marcelina Cisney. La obra era conocida ya en nuestro país por su estreno en el Teatro Nacional de Cámara y ensayo.

Alfredo Marqueríe comentaba en su crítica de ABC que “asistió un público selectísimo”, y la obra recibió una apoteosis de palmadas y saludos. “Así pues, la presentación de esta gran compañía no ha podido ser más feliz y ha justificado plenamente la expectación que había despertado y el esfuerzo realizado para su travesía y el transporte de un voluminoso material técnico y escénico.”

Elogió mucho el crítico el trabajo de los cuatro actores que jugaban la escena: Helen Hayes, “que dio una lección y puso cátedra de naturalidad escénica, de emoción y ternura y de fina naturalidad”; June Havoc, “que desde el primer instante cautivó al público con su sentido burlesco y “pasó la batería” y entabló comunicación directa con los espectadores, no solo por el matiz irónico de sus intervenciones, sino también por su dominio de la mímica”; Leif Erickson, “actor cargado de humanidad, expresivo, convincente, simpático y también con una exacta medida de lo cómico”; y la veterana Helen Menken, “que logró impresionante verismo en la echadora de cartas, con gesto y voz de máximo dominio”

Al día siguiente, 8 de marzo, la compañía ofrecía una nueva obra, a la que en esta ocasión se dio el título La que hizo el milagro. Se trataba de The miracle worker, de William Gibson, que en aquel mismo otoño de 1961 sería estrenada como El milagro de Anna Sullivan.

Si La piel de nuestros dientes había sido un éxito, la segunda producción levantó, en palabras del crítico Nicolás González Ruiz, “una tempestad de ovaciones y bravos” para la niña Rona Gale, que interpretaba el papel de la niña sordociega, y para Barbara Barrie, June Havoc y Leif Ericson, como protagonistas. La puesta en escena fue en esta ocasión de Porter Van Zandt

La compañía se despidió del Español el 10 de marzo, en una función presentada desde el escenario por el embajador norteamericano, John Davis Lodge, quien había sido actor hasta que se incorporó al ejército en la Segunda Guerra Mundial y que se había dedicado posteriormente a la política. La obra elegida fue El zoo de cristal, de Tennesse Williams. En este caso, los protagonistas fueron Helen Hayes, James Broderick, Nancy Coleman y Leif Ericson. Al finalizar la función, Hayes habló desde el escenario para dar las gracias en nombre de toda la compañía por el magnífico recibimiento que había tenido su trabajo.

De Madrid, la compañía viajó a Barcelona, al teatro Calderón, donde repitieron las tres funciones entre los días 13, 14 y 15 de marzo con el mismo éxito, según relata Antonio Martínez Tomás desde sus críticas en La Vanguardia.

Hayes llegaba a esta gira en el esplendor de su prestigio como gran actriz de teatro. No en vano llevaba sobre las tablas más de medio siglo, desde que debutara en 1905, con cinco años; y se retiraría diez años después de esta gira que la trajo a Madrid y Barcelona, en 1971, justo después de ganar su segundo Oscar por su participación en Aeropuerto.

La fotografía es de sus años más gloriosos, aquellos en los que llegó a hacer más de 900 funciones de Victoria Regina por todo Estados Unidos y ya había ganado su primer Oscar con El pecado de Madelon Claudet y había rodado la célebre Adios a las armas con Gary Cooper. Por cierto, el guion de El pecado de Madelon Claudet había sido escrito por su marido, Charles MacArthur, y Ben Hetch, que ya aparecieron en estas páginas de efemérides por ser los autores de la genial Primera plana.

Noticias relacionadas