Masescena - Entrevistas

AÑO III  Número 137

08 ABRIL 2020

Un director escénico desconocido para gran parte del público. No así para los que conforman el mundo del teatro, la ópera, la zarzuela… Con algo más de cuarenta años, Ignacio García, Nacho para sus amigos y el entorno de trabajo, se ha convertido en uno de los mejores directores de nuestro panorama teatral a nivel nacional, y, sobre todo, a nivel internacional. Poco se conoce de su trayectoria profesional. Y aunque él reconoce que no le importa, Masescena no considera justo que una figura como la de Ignacio García pase desapercibida. Y así lo demuestra la poca información que de él puedes encontrar en el ciberespacio. Presume de no manejar y tener redes sociales. Vive con gran pasión todo lo que hace. Incluso su día a día. Estar siempre viajando en avión le permite estar por encima y cerca de las nubes, donde sueña con los pies en la tierra. Aunque su timidez le impedía de pequeño hablar en público ahora se ha convertido en un gran maestro de la palabra, capaz de embelesar a quien le rodea. Capaz, también, de alimentar tu espíritu y tu alma, y conseguir plantearte ser mejor persona. En los tiempos que corren es difícil. Gratificante resulta pensar que todos aquellos jóvenes que en un futuro se acerquen a su obra alimentarán bastamente su bagaje cultural y social sin lugar a dudas.

Hace meses que nos vimos con motivo del estreno de "Tito Andrónico", por la compañía Teatro del Noctámbulo, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Pero aún resuena su voz en mis oídos, y lo que es mejor, todo lo que cuenta y que vive con gran pasión. Además de interesarnos su versión del clásico de William Shakespeare nos interesó su vida profesional, y un poco personal, porqué no decirlo.

Alejandra Torray es una actriz de cuna. Desde pequeña, y sin el beneplácito de su padre, ya hacía pequeños pinitos en el mundo de la interpretación. 

Hija de la actriz Nuria Torray y del director de escena Juan Guerrero Zamora. Educada, por tanto, en un ambiente escénico, estudia Historia del Arte, licenciándose en 1991 y debuta como actriz a los 22 años, con una adaptación de El marinero (1990), una historia de Fernando Pessoa por Carmen Martín Gaite.

La verdad es que siempre "da subidón" entrevistar a actores y actrices jóvenes, sobre todo por la vitalidad y entusiasmo que ponen en todo aquello que hacen. Y además, lo contagian. Impregnan el espacio donde están de esa vitalidad y entusiasmo.

Marta Guerras y Antonio Hortelano están, en la actualidad, de gira con la obra de teatro "La fuerza del cariño", versión teatral, de Magüi Mira, de la película Terms of Endearment, una comedia dramática estadounidense. Sus compañeros de reparto son Lolita Flores y Luis Mottola. La producción está firmada por Jesús Cimarro y su empresa Pentación Espectáculos.

Fernando Albizu es uno de los actores que compone el selecto reparto de la última producción de Pentación Espectáculos, Esperando a Godot, de Samuel Beckett. Está dirigida por Antonio Simón y cuenta en su reparto con actores de la talla de Pepe Viyuela, Alberto Jiménez, Juan Díaz y Jesús Lavi. Jesús Cimarro firma la producción. Se podrá ver hasta el 5 de enero en el Teatro Bellas Artes de Madrid.

Ana Vallés es directora y cofundadora de Matarile Teatro, que presenta tres montajes en el Festival de Otoño de Madrid que ha comenzado el pasado fin de semana: Los limones, la nieve y todo lo demás, Daimón y la jodida lógica y Teatro invisible.

El teatro es mucho más que palabras y no se puede limitar sólo a ellas. Sumando lenguajes y experimentando con la manera de expresarse, Matarile Teatro lleva más de treinta años ofreciéndonos distintos ángulos desde los que mirar la realidad más allá de lo obvio.

Luis Mottola es un actor que nació en Buenos Aires, Argentina, allá por 1968. Su nombre completo es Luis Gustavo Mottola García y, además de actor, es presentador, formador y coach.

Desearía irse de cena con su madre porque la tiene muy lejos. Está a 17.000 kilómetros y necesita irse con ella. Tocarla, abrazarla, mirarla a los ojos… Estar con ella.

Poco trasciende de la vida personal, pero si profesional, de Roberto Álvarez, un actor todoterreno que se enfrenta con la misma soltura al teatro, al cine y a la televisión. Un actor que no quiso serlo y que piensa que está repleto de experiencias. Aun así, quiere seguir llenando su bolsa con más experiencias.

Jimmy Roca es un bailarín, coreógrafo y actor español que en la actualidad forma parte del reparto de la función Intocables junto al gran Roberto Álvarez, Begoña Maestre e Iker Lastra. El pasado domingo terminaron temporada en el Teatro Reina Victoria de Madrid y emprenden una gira por todo el país que le tendrá ocupado hasta finales de 2020.

Un gran descubrimiento. Pero un descubrimiento, sobre todo, por la pasión y la fuerza con la que habla de su trabajo, sus proyectos, el cine, el teatro y la televisión. Aunque no deja de lado su primera pasión, el baile. 

LaboratorioSGAE 2

 

Siempre es un verdadero placer poderte rodear de energía, fuerza y pasión. Esos tres adjetivos son los que revolotean continuamente sobre los coreógrafos participantes. Su juventud les hace ponerse "el mundo por montera" y seguir, continuar creando a pesar de lo que está cayendo. Y no menos importante es la presencia de dos coreógrafos consagrados que dirigen el laboratorio. La experiencia no les hace haber perdido esa fuerza y ese ímpetu, que de forma estructurada, inyectan en grandes dosis a los jóvenes creadores.

Siempre hemos sabido de su admiración por Bertolt Brecht, quizá por eso haya elegido este título para su último montaje como director del Centro Dramático Nacional.

De los clásicos contemporáneos es para mí, y quizá sea un poco exagerado decirlo, el Shakespeare del siglo XX. Es una cumbre como dramaturgo, como poeta y como hombre de la escena. El teatro tal y como ahora lo concebimos no se entiende sin la aportación de Bertolt Brecht. En sus obras expone con suma perspicacia las relaciones de los hombres y mujeres entre sí, es decir, hace arte analizando la sociedad y nos alerta de las dinámicas que pone en juego el poder y que muchas veces están más cerca de lo que sospechamos; la sociedad, como es el caso actual con la irrupción de las redes sociales, puede ejercer la tiranía sobre sí misma en virtud de sofisticados mecanismos de poder. De esto habla Brecht con profusión.