Masescena - José Sacristán recibe el XVII Premio Corral de Comedias en el Teatro Municipal de Almagro

AÑO IV  Número 166

24 OCTUBRE 2020

José Sacristán recibe el XVII Premio Corral de Comedias en el Teatro Municipal de Almagro

Texto_Diego_Martín / Fotografía_J.Alberto_Puertas

Un año más, y a consecuencia de las inclemencias meteorológicas, la gala de presentación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro tuvo que celebrarse bajo techo, y, como ya se hicera el año pasado, se llevó a cabo en el Teatro Municipal. No hubo lugar a la improvisación. Quizás los años, y la capitanía de Natalia Menéndez junto con su equipo, hicieron de la gala un emotivo homenaje a su protagonista, José Sacristán.

El homenajeado, nada más pisar las tablas del Teatro Municipal, fue recibido por el público asistente con una fuerte ovación. Fue la propia directora del Festival, Natalia Menéndez, la que hizo de maestra de ceremonias. Abrió el acto dando la bienvenida a todos los presentes. En su discurso dedicado a Sacristán hizo una reflexión sobre su grandeza, sobre el lugar que ocupa, y sobre todo, por qué lo ocupa. Porqué un actor llega a donde llega. Quiso reflejar las tres ideas que permanecen con más fuerza y que, además, van unidas: La ilusión que el actor tiene por cada proyecto, la calidad de trabajo que el actor invierte, y el trato que el actor tiene con las personas que conforman un proyecto. Sacristán suma todas estas ideas, sin olvidar a su público. Menéndez en su discurso fue muy generosa con el artista, a quien alavó en repetidas ocasiones, a quien puso de ejemplo como persona querida por su generación. También tuvo palabras de cariño para la actual esposa de Sacristán, Amparo. Natalia confensó quebrarse con su ternura y humor. Gracias Pepe. Gracias Don José Sacristán por cada uno de los revuelos que nos has brindado y nos brindas. Así terminó Natalia su intervención.

El video de Concha Velasco arrancó las carcajadas del público por la lluvia
Una serie de videos fueron intercalados entre las intervenciones de los allí presentes. Destacado fue el video de Concha Velasco, XVI Premio Corral de Comedias en el año 2016. Por lo significativo del mensaje de Concha Velasco, lo transcribimos íntegro:

"Hace un año, querido Pepe, llovía (igual que hoy. Risas del público). Yo tenía una gran ilusión. Me concedía Natalia Menéndez, directora del Festival de Almagro, el Premio Corral de Comedias de Almagro. Como tú bien sabes yo no he hecho teatro clásico, no he trabajado nunca en Almagro, con lo cual para mi era maravilloso pisar ese escenario por primera vez. Recibir uno de los premios más importantes que se conceden en nuestro país. Pero llovía (risas). Me han dicho que la lluvia da buena suerte. Yo me casé y llovía (más risas el público), y tu ya sabes que no fue una vida demasiado agradable para mi, porque la hemos compartido. Somos, además de amigos, cómplices. Nuestra vida es de verdad. El otro día te veía yo en El viaje a ninguna parte cuando cuentas esa vida inventada al final, y yo pensé, la vida de José Sacristán, como la mía, no es una vida inventada, es una vida real. Nos hemos ganado el puesto que ocupamos con nuestro trabajo, y con nuestro esfuerzo. Y con nuestra lucha, nuestro aprendizaje. Por eso la gente nos quiere. Siento no estar contigo esta noche, y no poder entregarte, y no poder pisar el escenario del Corral de Comedias (risas). Yo dije al terminar, porque Natalia Menéndez naturalmente improvisó enseguida una entrega en el teatro que fue maravillosa (risas). Pero yo me quedé con esa pena. Yo espero que este año no llueva (carcajadas y aplausos). Yo dije al final de la entrega, me había escrito mi hijo Manuel, al que tú conoces, un discruso precioso, pero se improvisó, y se improvisó bien. Pero yo dije una cosa, que lo más bonito que tenía este premio era quién lo había recibido antes y a quién se lo entregaría yo al año siguiente, que es hoy. Yo lo tenía que haber recibido de manos de José Luis Gómez, que no pudo estar, pero me lo entregó el Ministro, un Ministro encantador, que además, tuvo la gentileza de cantar una canción. Natalia Menéndez consiguió que el premio no se entregara en el Corral de Comedias porque llovía, pero que se convirtiera en algo tan familiar y tan entrañable, que yo lo recuerdo como el día más feliz de mi vida. Yo no puedo estar, no te lo puedo entregar, pero yo dije al final: Que el año próximo, quien reciba el galardón diga este premio lo tiene Concha Velasco".

Aparte de Concha Velasco, fueron muchos los que se quisieron sumar a las felicitacines y elogios hacia Pepe Sacristán. Así, participaron Nuria Espert, José Luis Garci, Helena Llanos, Julia Gutiérrez Caba, David Dasola, Aitana Sánchez Gijón y Pau Durá.

En el acto participaron el dramaturgo José Ramón Fernández, el autor y dramaturgo Juan Carlos Rubio, y Javier Gomá, filósofo. José Ramón Fernández destacó que con él aprendió todo lo que debe saber un caballero andante de los de verdad: humildad, franqueza y empatía. 

La nota emotiva la puso Carlos Goñi, cantante de Revolver, que interpretó el tema que le dedicó a José Sacristán en su último disco, Sacristán de Sacristanes.

35724005306 6c1c1974bd k

Para cerrar el turno de intervenciones la gala contó con la presencia del Alcalde de Almagro, Daniel Reina, el Presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, el Consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Ángel Felpeto, y el Secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, quien le dió más que la enhorabuena, muchas gracias.

Finalmente, y tras la lectura del acta de la concesión del premio redactada por parte de la Fundación del Festival, el secretario de Estado de Cultura hizo entrega del galardón a Sacristán, al que se vio profundamente emocionado.

Su discurso cerró el acto. "Si yo pudiera sacar mi corazón y ponerlo frente a vuestros ojos..." No pudo sacar su corazón, pero sí se arriesgó a sacar un objeto que lo representa y lo contiene. Este objeto fue un sombrero. Recordó su niñez en Chinchón. Cómo con cuatro años lo encontró en la cámara de su casa donde se colgaban ajos, los melones, los racimos de uvas... El sombrero perteneció a Nicolás Zuriega, mozo de mulas y cochero. Estaba en una caja de cartón redonda en la cámara, cuando un día lo descubrió. Allí se produjo váyase usted a saber qué. No fue una vocación de actor. Aquello le permitió jugar. De niño pensó que, quizás, de mayor, podría seguir jugando. Prolongar sus juegos infantiles. "Siempre me han acompañado el sombrero y el niño que yo era. No los pierdo jamás de vista. Sigue siendo un juego para mí, un juego. Y venís a decirme que esto lo merezco por jugar. Este salto en el vacío, permanente, del encuentro con el personaje y su historia".

Para finalizar, Sacristán confesó haber cumplido ochenta años. Consideró que el premio era un antes y un después. Y aseguró que podrá seguir jugando.