Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
  • Inicio
    • T24 El Padre 022
      Retrato Editorial por Pablo Lorente
      ISAMAY BENAVENTE_1_©FOTO Miguel Angel Fernandez
      Clara 1 Masescena 4
    • Lina Morgan 1
      Remansos Nacho Duato
      Diversas_Mujeres_-_1
      Nuria_Espert_-_Sergio_Albert_Fundacion_SGAE_2
    • NOTICIAS

      Últimas noticias

      Presentacion estudio escenamateur1
      Climax
      Cruza Carabanchel 2024
      Cuarteto Iberia III Premio Composicion

      Lo más visto

      Juan Mayorga Teatro La Abadia 1
      Con la boca abierta
      Burro Iballa Rodriguez
      Habia una vez mi familia presentacion
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
  • Inicio
    • T24 El Padre 022
      Retrato Editorial por Pablo Lorente
      ISAMAY BENAVENTE_1_©FOTO Miguel Angel Fernandez
      Clara 1 Masescena 4
    • Lina Morgan 1
      Remansos Nacho Duato
      Diversas_Mujeres_-_1
      Nuria_Espert_-_Sergio_Albert_Fundacion_SGAE_2
    • Últimas noticias

      Presentacion estudio escenamateur1
      Climax
      Cruza Carabanchel 2024
      Cuarteto Iberia III Premio Composicion

      Lo más visto

      Juan Mayorga Teatro La Abadia 1
      Con la boca abierta
      Burro Iballa Rodriguez
      Habia una vez mi familia presentacion
  • Anuarios
  • Revistas en papel
  • Boletines
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Año VIINúmero 354
28 MAYO 2024

Helena Pimenta se despide elegantemente de Almagro de la mano de Lope

El Castigo Sin Venganza fotoSergioParra

La última de las grandes obras de Lope, El castigo sin venganza,  escrita cuando Calderón asoma ya la patita en los escenarios de toda España, sirve a Helena Pimenta para despedirse de su puesto de directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, tras ocho años fructíferos, en los que ha marcado un estilo perfectamente reconocible. A él, a su estilo, ha sido fiel en su última propuesta, que se puede ver, claro, en el Hospital de San Juan de Almagro, en el rebautizado teatro Adolfo Marsillach. El “estilo Pimenta” es como el “toque Lubitchs”, un no sé qué elegante y cuidado, que se mueve, en el caso de la salmantina, en el mimo y la imaginación que despliega para planificar sus montajes, en su innegable capacidad para encontrar soluciones escénicas funcionales y atractivas, espectaculares sin estruendo, musicales y coreográficas…

El castigo sin venganza es, pues, un dechado de virtudes escénicas, con algún pero que ponerle. En el plato que más pesa, el de las bondades de un montaje para el que Pimenta contó con la “tijera y el peine” de Álvaro Tato, un escenario que parece casi nada y lo es casi todo. Gira una plataforma circular central y pasean los personajes; un enorme espejo sorprende al espectador mediado el segundo acto, las luces y sombras dibujan palacios o bosques, jardines melancólicos y tugurios; una celosía, que nos permite ver o no ver, marcando dos planos, integrando la profundidad del escenario con la del texto de Lope, que gira, básicamente, sobre el conflicto de entre el instinto y la lealtad paterno-filial. El vestuario, del XIX como fue el de La dama duende  del curso pasado, es bello, aunque no se entiende bien, como tampoco que el trono sea una silla de barbero. Doctores tiene la iglesia.

Con el elenco, el habitual de Pimenta, nos acercamos a los acantilados de esta producción. Los Rafael Castejón, Joaquín Notario, Beatriz Argüello, Lola Baldrich, Carlos Chamarro y compañía dicen bien el verso, muy bien en ocasiones, como en la difícil confesión de amor de Federico (Castejón), aquella de “sin mí, sin vos y sin Dios”. Además, se mueven bien en escena, todo funciona casi a la perfección. Y sin embargo… Hay, evidentemente, un problema con la edad de Notario y Castejón, demasiado parejas para ser padre e hijo. Pero incluso evitando ese y otros escollos similares, no se percibe la atracción animal que desencadena la tragedia. Claro, que en esto de la percepción hay dos partes implicadas, el emisor y el receptor, y casi nunca sabe uno dónde está el cortocircuito.

 

El Castigo Sin Venganza fotoSergioParra

 

Sobresale el trabajo de Notario, fijo en las quinielas de Pimenta, que lleva a cabo la mejor de sus caracterizaciones. Al menos de las que se han podido ver en Almagro. Y también el de Carlos Chamarro como Batín, un gracioso en un drama, el tipo que cuenta los chistes en un funeral, papel complicado pero agradecido si se da con el tono. Y Chamarro lo consigue.

Hasta luego, pues, de Pimenta a Almagro, que la ha contado entre sus vecinos estivales con agrado, porque el talento de la directora, todavía, de la Compañía Nacional de Teatro Clásico es evidente, vamos, que salta a la vista hasta el 14 de julio.

 

El castigo sin venganza

Escenografía Mónica Teijeiro

Iluminación Juan Gómez Cornejo

Vestuario Gabriela Salaverri

Selección y adaptación musical Ignacio García

Asesor de verso Vicente Fuentes

Asesor de canto Juan Pablo de Juan

Coreografía Nuria Castejón

 

Reparto

Ricardo Alejandro Pau

Febo Fernando Trujillo

Duque de Ferrara Joaquín Notario

Cintia/Andrelina/Lucrecia Lola Baldrich

Aurora Nuria Gallardo

Federico Rafa Castejón

Batín Carlos Chamarro

Casandra Beatriz Arguello

Marqués de Gonzaga Javier Collado

Coro Anna Maruny, Fernando Trujillo, Alejandro Pau, Íñigo Álvarez de Lara

 

Noticias relacionadas
Presentacion estudio escenamateur1
Climax
Cruza Carabanchel 2024
Cuarteto Iberia III Premio Composicion
Ayer intente suicidarme
Aida Colmenero
Últimas noticias
Presentacion estudio escenamateur1
Climax
Cruza Carabanchel 2024
Cuarteto Iberia III Premio Composicion
Ayer intente suicidarme
Aida Colmenero