Masescena - Cristiana Morganti estrena en Temporada Alta Behind the light, su nuevo espectáculo que trata sobre la crisis existencial y artística vivida durante y después de la pandemia

AÑO VI  Número 284

31 ENERO 2023
LA COREÓGRAFA ITALIANA VUELVE AL FESTIVAL 4 AÑOS DESPUÉS DE PRESENTAR MOVING WITH PINA, EL SOLO QUE DEDICÓ A PINA BAUSCH Y A SU COMPAÑÍA, DE LA QUE FORMÓ PARTE

Cristiana Morganti estrena en Temporada Alta Behind the light, su nuevo espectáculo que trata sobre la crisis existencial y artística vivida durante y después de la pandemia

Una escena de Behind the light

La coreógrafa Cristiana Morganti pisará Temporada Alta hoy lunes, 5 de diciembre, con su creación Behind the light, que será estrenada en España. La artista llega a Girona cuatro años después de su primer solo, Moving with Pina, un homenaje muy personal a Pina Bausch que tuvo una gran aceptación en el festival y un importante reconocimiento internacional. Ahora llega para presentar una reflexión autobiográfica sobre la crisis existencial y artística de una bailarina durante y después de la pandemia.

El espectáculo creado, dirigido e interpretado por Morganti, bailarina histórica de la compañía de Pina Bausch, es un monólogo bailado entre la desesperación y la ironía que parte de lo cotidiano para levantar la mirada hacia un nuevo comienzo. Sobre el escenario, la coreógrafa hace gala de gran madurez interior y combina el humor con momentos de intensa poesía, una narrativa que ya se ha convertido en su rasgo distintivo.

Behind the light es un espectáculo fuertemente autobiográfico que habla de una crisis familiar, profesional e íntima y presenta una secuencia de eventos con el típico “efecto dominó”, en el que una desgracia parece invocar a otra. La historia personal del artista resuena con intensidad en el espectador y se sitúa en un momento histórico que, con una pandemia y una crisis económica y de valores, se ha convertido en uno de los más desestabilizadores del mundo contemporáneo. A todo esto se le suma el dolor de la pérdida de la madre, la vejez y un mundo cada vez más extraño y digital, dominado por la apariencia de la felicidad.

A lo largo de toda la pieza, Morganti se mofa y se burla de esta crisis global personal y la supera gracias al poder regenerador de la confesión y del arte. En el escenario transcurre un montaje de imágenes en las que se ve a la protagonista actuando, bailando y cantando sobre una escenografía blanca suspendida con los vídeos originales de Connie Prantera.

La obra alterna momentos de danza y discurso y cuenta con un acompañamiento musical que va desde Vivaldi hasta el punk-rock de Peaches, Giselle, Adolphe Adam y la música electrónica de Ryoji Ikeda.

Cristiana Morganti fue bailarina solista en el Pina Bausch Tanztheater Wuppertal (de 1993 a 2014) y ha colaborado con varios coreógrafos consolidados, como Susanne Linke, Urs Dietrich, Felix Ruckert o Joachim Schlömer. En 2010, Cristiana Morganti comienza su actividad coreográfica creando e interpretando Moving with Pina, y inicia una colaboración con el Centro Cultural Il Funaro, donde Cristiana Morganti se convierte en artista asociada. Recientemente ha sido galardonada por su trabajo como coreógrafa y autora con el prestigioso Premio ANCT Associazione Nazionale Critici Teatrali.

 

Noticias relacionadas