Masescena - Danza

AÑO IV  Número 200

21 JUNIO 2021

Johan Inger visitó la sede de la CND para dar comienzo a los ensayos de Carmen. Una creación original para la Compañía Nacional de Danza que se estrenó en 2015 y que ahora ha vuelto a los escenarios de Úbeda y de Sevilla. 

La Compañía Nacional de Danza ha aprovechado su visita para poder indagar más en lo que supuso la creación de este ballet, los retos de reinterpretar un clásico y cómo el vestuario y la escenografía completan una pieza que supone un antes y un después en la interpretación de este mito en constante transformación.

La bella otero BNE 01

 

El próximo 7 de julio el Ballet Nacional de España estrena en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el ballet dramático La Bella Otero, creado y dirigido por Rubén Olmo, con Patricia Guerrero como artista invitada y la colaboración especial de Maribel Gallardo. El argumento, con guión de Gregor Acuña-Pohl, cuenta la intensa vida de una de las más famosas e influyentes bailarinas de finales del siglo XIX, Carolina Otero. Una mujer procedente de una aldea gallega que se inventó a sí misma a partir de un suceso trágico de su infancia. Utilizó a los hombres para ascender en su carrera artística y fue admirada por reyes de toda Europa, pero el único amor en cuyos brazos cayó fue el del juego.

La Compañía Nacional de Danza (CND), con dirección artística de Joaquín De Luz, se enfrenta a una coreografía "sobria y atemporal" que, traslada al presente el mito de Carmen. El espacio escénico para esta nueva propuesta se basa conceptualmente en la creación de una escenografía "muy clara y limpia, definida por la sencillez y rotundidad de las formas".

En la actual situación de crisis que atravesamos, abordar la capacidad de transformación y elevación del ser humano se convierte en absolutamente necesaria. De estas y otras cuestiones habla la trilogía que está desarrollando la Compañía Paula Quintana, que empezó premonitoriamente en 2019 con la pieza Las Alegrías y ha continuado a través de una segunda propuesta en 2020 titulada La Carne. Ahora Las Alegrías, candidata en 2019 a cuatro Premios Max y ganadora del Premio Réplica a Mejor Interpretación, viaja a Cádiz en Danza el próximo 15 de junio a las 19h (Sala Central Lechera).   

Para Luz Arcas, creadora de la compañía La Phármaco, este es un momento especialmente emocionante, ya que con Toná, una de sus últimas creaciones, acaba de recibir cuatro nominaciones a los Premios Max de de las Artes Escénicas: Mejor espectáculo de danza, Mejor interpretación femenina de danza, Mejor coreografía y Mejor composición musical para espectáculo escénico.

Jesús Carmona, Premio Benois de la Danse 2020-21 como Mejor Bailarín. Considerada el Óscar de la Danza en el mundo, el catalán recibió la preciada estatuilla anoche, tras su actuación en la gala de nominados del Teatro Bolshói de Moscú. “Estoy en un punto de inflexión en mi carrera”, reconoce el mejor bailarín del año en todo el planeta, Premio Nacional de Danza 2020 en la categoría de Creación. Ni la pandemia puede con Jesús Carmona, que ha renovado el flamenco y la danza española hasta subirlos a la cima de la cultura internacional. 

La coreógrafa y bailarina Poliana Lima llega al Festival Camping de París con Las cosas se mueven pero no dicen nada, que se representará los días 18 y 19 de junio. La pieza, con un elenco exclusivamente femenino, reflexiona sobre una sociedad que se ha desvinculado de su ecosistema. Se trata de la última coreografía de Lima, creadora madrileña nacida en Brasil en 1983. La pieza se estrenó en octubre de 2020 en los Teatros del Canal de Madrid. 

La naturaleza es una coreografía. La noche y el día. El aire que mece las plantas. También la calle, con la gente que va y viene, entre coches arriba y abajo. Sobre el escenario, doce bailarinas se anclan al escenario sin desplazamiento alguno durante toda la representación. Doce bailarinas que se mueven incesantemente. De esta premisa estética parte Poliana Lima en Las cosas se mueven pero no dicen nada, espectáculo para el que ha contado con la colaboración de, entre otros, Carlos Marquerie (iluminación), Lucas Condró (asistente de coreografía) y Arne Bock (diseño de sonido). 

Campo cerrado es el primer título del Laberinto mágico, el ciclo de novelas que el novelista y dramaturgo Max Aub concibió para dar cuenta de la Guerra Civil y de sus trágicas y traumáticas consecuencias para millones de españoles. Y es también el nombre que eligió el bailarín y coreógrafo Daniel Doña, ganador de dos Premios Max de las Artes Escénicas, para el último espectáculo coreográfico de DDCdanza, su propia compañía. Estrenada en 2020 en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada, la pieza se ha venido programando en diferentes ciudades y certámenes españoles en estos últimos meses (Transitando, Dansa València, PalmaDansa, Sismògraf, Lekuz Leku y, hace unos pocos días, FAM2021 en la isla canaria de Tenerife). 

El Ballet Nacional de España sigue sin descanso cumpliendo con los compromisos anteriores a su presentación en el Teatro de la Zarzuela de Madrid con su nuevo ballet argumental, La bella Otero. Una nueva apuesta de su director, Rubén Olmo, que traerá la historia de esta bailarina, cantante, actriz y cortesana española afincada en Francia y uno de los personajes más destacados de la Belle Époque francesa en los círculos artísticos y la vida galante de París.​