Masescena - La tristura vuelve con «Future lovers unplugged»: ¿qué hacen los adolescentes cuando nadie los mira?

AÑO VI  Número 275

26 NOVIEMBRE 2022
EL 5 Y 6 DE FEBRERO, EL 26 Y 27 DE FEBRERO, Y EL 5 Y 6 DE MARZO DE 2022

La tristura vuelve con «Future lovers unplugged»: ¿qué hacen los adolescentes cuando nadie los mira?

Future Lovers se estrenó en 2018 en los Teatros del Canal, y la pieza se vincula a Materia Prima (2011), una creación previa de la compañía creadora, La tristura, donde Gonzalo Herrero y Siro Ouro, que ahora tienen 19 años, participaron cuando tenían 10 años. La pieza llega al Centro Cultural Conde Duque los días 5 y 6 de febrero, el 26 y 27 de febrero, y el 5 y 6 de marzo de 2022, en versión unpluggedProbamos hoy a desprendernos de algunos elementos teatrales", explica la compañía. "Fuera la escenografía, casi toda la iluminación, la grada, la cuarta pared, el vestuario escénico… ¿Qué queda de una de nuestras obras cuando le quitas todo eso? ¿Qué ocurre si volvemos de nuevo a la idea de unos actores muy cerca del público y unas cuantas palabras?". Y contínuan: "Últimamente nos hemos reencontrado con la escenografía y la tramoya, pero desde el principio de este proceso sentimos que Future Lovers debería tener una versión desnuda, íntima y punki, en la que toda la fuerza expresiva recayera simplemente en estos jóvenes. Veamos cómo bailan los performers esta noche, cómo ríen, cómo siguen haciendo como que nadie les mira, en esta versión Unplugged.” 

 

La generación de un mundo hiperestimulado

Seis jóvenes nacidos alrededor del año 2000 hablan entre ellos y hacia el mundo. Es una noche de verano a las afueras de una gran ciudad, en la que un grupo de amigos, quizás en el paso del instituto a la universidad, ha quedado allí para beber, bailar, hablar, besarse. Future Lovers es un acercamiento  a esta generación a la que le ha tocado vivir en este nuevo mundo, hiperestimulado y tecnológico, que está modificando la forma de relacionarnos, de comunicarnos, de tocarnos y de amarnos. 

Es una observación sin juicio, porque los "nosotros también somos parte de este mundo", explican los creadores, "y porque de ese modo podemos detectar los lugares en los que la juventud sigue siendo algo muy parecido a lo que era hace 10, hace 20, hace 50 años".

Hay instantes de la vida que siendo aparentemente sencillos, marcan nuestro carácter y nuestro camino. Viéndoles hablar y comportarse, como si nadie les estuviese mirando, queremos crear una burbuja, un nido, que al ser visto desde fuera, nos apele directamente, nos obligue de alguna manera a volver a ese momento de nuestra vida. La pieza invita a cada observador a que encuentre las siete diferencias con respecto a su adolescencia, a su juventud, para que decida cómo relacionarse con una cuestión siempre compleja: ¿Cuáles eran las expectativas que tenías de tu propia vida? ¿Se cumplieron? ¿Estabas equivocado entonces o quizás lo estás ahora?

"Hace unos años, con Materia Prima, tuvimos la oportunidad de trabajar con 4 niños de alrededor de 9 años. Fue uno de los procesos más inspiradores de nuestra vida. Sin embargo, varias cosas se quedaron por tratar, y durante este tiempo han ido volviendo a nuestra cabeza. ¿Qué ocurre unos años más tarde, cuando la violencia y la sexualidad forman parte, ya para siempre, de tu cuerpo? ¿Cómo son los primeros años en los que sientes todos estos cambios? ¿Cómo consigues relacionarte con los demás desde ese nuevo lugar? ¿Cómo afectan esas primeras decisiones al resto de tu vida? ¿Es diferente ser adolescente ahora que cuando lo fuimos nosotros? ¿Por qué? ¿Hacia dónde nos dirige eso? Entendemos la escena como un lugar de investigación desde el que amplificar las posibilidades de la vida. Si no nos resulta sencillo encontrar una situación para relacionarnos de forma real y profunda con los adolescentes, con los futuros líderes y los futuros amantes, nos gustaría hacerlo en la escena, intentando generar una experiencia común que, con suerte, nos revele algo de nuestro pasado y de nuestro futuro".

 

Sobre La tristura

La tristura lleva trabajando alrededor de las artes escénicas desde que sus directores y creadores tenían entre 19 y 21 años. Intentando generar “situaciones humanas” dentro y fuera del escenario.

Crean, entre otras piezas, RenacimientoCINE o Future Lovers. Continúan investigando los límites entre el documental y la ficción, entre la presentación y la representación, con la intuición de que la intimidad y la poesía son, esencialmente, conceptos políticos.

Durante este tiempo La tristura colabora con espacios como el Festival de Otoño de Madrid, Cena Contemporânea de Brasilia, el Théâtre de la Ville de París, el Festival Grec de Barcelona, Kampnagel en Hamburgo, Auawirleben en Berna, o el Noorderzon Festival en Groningen, entre otros.

En estos años generan también contextos como el Festival Salvaje, Una fiesta salvaje en Matadero, o la reciente Escuela de Invierno en Conde Duque. Con el deseo de seguir conectando diferentes agentes y artistas, confiando en que de esos enlaces emergerán movimientos inspiradores e inesperados.

 


    Future lovers unplugged     
     
 
 

   CREACIÓN: Celso Giménez

   ASESORÍA ESCÉNICA Y DRAMATÚRGICA:  Itsaso Arana y Violeta Gil

   INTÉRPRETES: Pablo Díaz, Manuel Egozkue, Gonzalo Herrero, Itziar Manero, Siro Ouro y Sara Toledo    

   SONIDO: Eduardo Castro

   ASESORÍA ARTÍSTICA Marcos Morau

   DIRECCIÓN TÉCNICA: Roberto Baldinelli

   PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Alicia Calôt y Mamen Adeva

   COPRODUCCIÓN: Comunidad de Madrid, La tristura y Teatros del Canal.

   CON EL APOYO DE: International Summer Festival Kampnagel de Hamburgo y Noorderzon Festival de Groningen.   

   Escrita con el soporte del Programa de Desarrollo de Dramaturgias Actuales del INAEM.

   DISTRIBUCIÓN: Art Republic

   AGRADECIMIENTOS: Carlos Marquerie, Ana Muñiz, Pedro y el Lobo.

 

Centro Cultural Conde Duque

Sala de ensayo de danza

Fecha 5 y 6 de febrero, 26 y 27 de febrero y 5 y 6 de marzo de 2022

Varios horarios

Precio 8 euros

 

Noticias relacionadas