Masescena - La Sala Mirador de Madrid acoge el estreno absoluto de "Vulva". Lo que no tiene nombre, no existe. Y por eso, por si había dudas, vulva, se dice vulva

AÑO V  Número 225

09 DICIEMBRE 2021
DEL 3 AL 12 DE DICIEMBRE DE 2021

La Sala Mirador de Madrid acoge el estreno absoluto de "Vulva". Lo que no tiene nombre, no existe. Y por eso, por si había dudas, vulva, se dice vulva

Menudo lunes de mierda. Todo el mundo anda hablando de lo mismo. Lucía, maestra de primaria, juraría que ha visto a un grupo de padres mirándola de reojo al entrar esta mañana al colegio, y el conserje ni siquiera la ha saludado. "¿Qué coño está pasando?", piensa Lucía. Y sus peores temores se confirman, se ha filtrado aquel vídeo que envió hace años a una persona de supuesta confianza y ahora lo ha visto todo el colegio. Todos tienen una opinión al respecto y todos se hacen la misma pregunta: ¿Qué pasará si ese vídeo llega a los niños?

¿Qué sucede cuando el acto de amor propio por excelencia, el acto probablemente más íntimo de una persona, se ve expuesto y arrojado al espacio público? Vulva aborda esta y otras preguntas para tratar de dar visibilidad a muchos de los problemas asociados a la sexualidad femenina
Irene Herrero Miguel se estrena como dramaturga y directora con un texto valiente que se articula sobre los múltiples casos de mujeres que han sufrido acoso y han visto su vida arruinada cuando se ha hecho público un vídeo suyo de carácter íntimo
Carmen Mayordomo, Silvia Vacas, Noemi Climent, Joaquín López-Bailo, Jesús Granda y Mercedes Salvadores son los intérpretes de esta propuesta sobre la hipocresía de una sociedad que culpabiliza y estigmatiza a las mujeres siempre que se tratan cuestiones sexuales
El estreno absoluto de esta obra, producida por la compañía Las horas del humo, tendrá lugar en la Sala Mirador el 3 de diciembre. Podrá verse de viernes a domingos hasta el 12 de diciembre


Punto de partida

Irene Herrero Miguel se estrena como dramaturga y directora con un texto valiente que se articula sobre los múltiples casos de mujeres que han sufrido acoso y han visto su vida arruinada cuando se ha hecho público un vídeo suyo de carácter íntimo. Vulva parte de uno de estos casos reales para contar la historia de Lucía, una joven maestra que ve su vida destrozada al publicarse un antiguo vídeo privado que envió hace años a un antiguo amante. El vídeo se hace viral en el colegio y todo el mundo se siente interpelado para posicionarse y opinar.

Carmen Mayordomo (en alternancia con Mercedes Salvadores), Silvia Vacas, Noemi Climent, Joaquín López-Bailo y Jesús Granda son los intérpretes de Vulva, una obra que habla sobre lo no dicho, sobre los tabúes que rodean, todavía hoy, la sexualidad y el placer femeninos. En la obra se habla de 'pornrevenge', de cómo se construye la presión del grupo en tiempos de redes sociales y cómo esto afecta especialmente a las mujeres. A través de la historia de Lucía se intentan analizar los mecanismos con los que cuenta la sociedad para construir la culpa en las mujeres. Hasta qué punto pueden los prejuicios y los roles de género ejercer presión sobre los individuos y acorralarlos en un único espacio de identidad posible. Cómo, en las mujeres en particular, esa culpa es capaz de ahogar hasta dejarlas sin respiración.

 

Proyecto

En mayo de 2019 Verónica, de 32 años, se quitó la vida. Unos días antes se había filtrado un vídeo de contenido sexual de ella en su oficina, en la planta de Iveco en San Fernando de Henares, Madrid. Tras unos días el vídeo se viralizó y le llegó a su marido. Tras pasar por una crisis de ansiedad Verónica se suicidó. 

Resulta imposible conocer los verdaderos motivos por los que Verónica se quitó la vida, sin embargo, no es el primer caso de una mujer que se quita la vida después de sufrir acoso a raíz de un vídeo sexual. Son bien conocidas las historias de la joven canadiense Amanda Todd, que antes de suicidarse llegó a publicar en Youtube un vídeo en el que relataba sus experiencias de chantaje, acoso escolar y agresión física; el caso de Tiziana Cantone, una joven italiana de 31 años, que se suicidó en 2016 después de más de un año de insultos y humillaciones por la difusión por parte de su expareja de un vídeo de contenido sexual donde ella aparecía; o el de Olimpia Coral Melo, la joven que ha dado nombre a la ley contra el acoso digital en México, tras ver cómo un vídeo de ella desnuda se visionaba una y otra vez sin su consentimiento.
No son los únicos casos, solo los más mediáticos, pero pasan los años y se repiten situaciones de acoso a mujeres a raíz de vídeos e imágenes de naturaleza íntima. Son constantes los juicios a aquellas mujeres que deciden vivir su sexualidad rompiendo las reglas culturales, que les vienen impuestas por su familia, su religión o la sociedad en la que viven.

Retomando el caso de Verónica, este proyecto surge a raíz de la formulación de varias preguntas: ¿Qué sucede cuando el acto de amor propio por excelencia, el acto probablemente más íntimo de un ser humano, se ve expuesto y arrojado al espacio público? ¿Por qué un acto inocuo y, en todo caso, saludable, pasa a ser un acto perverso? ¿Hasta qué punto la presencia de niños hace que la situación sea mucho más explosiva? ¿Qué nos indica eso sobre nuestra relación con la sexualidad y la educación sexual que damos a los más pequeños? ¿Cómo un acto que, a priori, se hizo como parte de un juego ajeno a la moralidad, de repente, tiempo después se convierte en un acto depravado? ¿Dónde queda el derecho al placer y al autocuidado de las mujeres cuando ni siquiera es políticamente correcto hablar de ello? ¿Cómo espera la sociedad que las mujeres se relacionen con su cuerpo de forma sana, si ni siquiera se verbalizan ciertas partes de su cuerpo? ¿No existe lo que no nombramos?

 

Vulva ensayo 

 

Palabras de la directora

Creo que el feminismo está en un buen momento. Se generan cambios legislativos en pro de la igualdad, Se responde a injusticias y violencias con manifestaciones multitudinarias y debates esenciales se encuentran en el centro de la agenda mediática. Sin embargo, a pesar de todos los pasos dados, somos pocas las mujeres que alguna vez no hemos sentido una culpa propia de nuestro género. Una culpa que viene de fuera, que viene después, la culpa que viene del otro, impuesta desde el exterior pero que llega a formar parte de nuestra identidad.

Sobre la construcción de esta culpa en relación al cuerpo investigamos en Vulva. Y es que en todas las fases de la creación el propio proceso nos pedía buscar a un responsable, un culpable de la tragedia que contamos. Sin embargo, la verdadera pregunta que hemos querido hacer es ¿qué pasaría si alguien publicase un vídeo de una mujer masturbándose y a todo el mundo le diera igual? ¿en qué momentos del proceso podría desactivarse el conflicto? Si no hay teatro sin conflicto, ¿cómo podríamos hacer desaparecer la obra misma?

En la búsqueda de estas y otras respuestas nos dimos cuenta también de que nos faltaban palabras. La pieza busca trabajar en la línea del subtexto y 'lo no dicho'. Se pretende ahondar en la cuestión de con qué herramientas cuenta la sociedad para aislar al individuo de forma colectiva a través del lenguaje indirecto. La importancia de las apariencias y las consecuencias del prejuicio atraviesan esta pieza a través de los diálogos que esconden críticas veladas y sobrentendidos. Se busca trabajar con aquello que se dice sin nombrarlo explícitamente.

Hemos investigado también aquello que no podemos nombrar, la palabra 'vulva', funciona como símbolo de una realidad oculta. Este término, a menudo desconocido, y en ocasiones utilizado con vergüenza o erróneamente como sinónimo de la palabra vagina, hace referencia a una parte de nuestra anatomía que tiene que ver con la reproducción pero también con la salud y con la sexualidad. Un término que desde la infancia se oculta con eufemismos y diminutivos hasta el punto de llegar a una edad adulta en la que las mujeres no conocen la manera adecuada de denominarla. Vulva trata de discernir hasta qué punto esto puede suponer un problema en la relación de las mujeres con nuestros cuerpos.

Lo que no se verbaliza, lo que no tiene nombre, no existe. Y por eso, por si había dudas, vulva, se dice vulva.


                                                                                                                                         Irene Herrero Miguel

 


    Vulva   

 

   Dramaturgia y dirección: Irene Herrero Miguel.
   Intérprete: Silvia Vacas, Carmen Mayordomo (en alternancia con Mercedes Salvadores),    
                      Noemi Climent, Joaquín López-Bailo, y Jesús Granda.

   Música y Espacio sonoro: Alberto Martín Paz.
   Escenografía: Arantxa Melero.
   Idea Original Espacio Escénico: Joaquín López-Bailo.
   Coreografía y Movimiento: Mercè Grané.
   Iluminación: Jorge Simón.
   Producción: Pablo Villa Sánchez.
   Compañía: Las horas del humo.

   Comunicación Lemon Press
   Duración: 75 mins.

 

Noticias relacionadas