Masescena - Teatro

AÑO IV  Número 185

07 MARZO 2021

"Una noche sin Luna" es una pieza conmovedora y sorprendente que nos habla de  Lorca desde una sensibilidad del siglo XXI, como si el propio Federico estuviera hoy aquí entre nosotros. Es una obra en la que nos acercamos a los aspectos menos conocidos de la vida y la obra de Federico García Lorca. El viaje que plantea la función no es un viaje arqueológico sino una forma de conocer a través de su obra nuestra propia realidad. De esta manera la obra se convierte en una pieza viva, atrevida y dinámica en la que la palabra de Lorca, su vida y su mundo, sirven de espejo del nuestro.

Javier Gutiérrez, Mónica Regueiro, Daniel Pérez Prada y Vicky Luengo se han puesto a las órdenes de Andrés Lima en el próximo estreno de "Principiantes", de Raymond Carver, y adaptación de Juan Cavestany. La propuesta vendrá firmada por las productoras Producciones [off], Vania y ¡Carallada!. La cita tendrá lugar el próximo 12 de febrero en Vitoria.

Javier Henández-Simón ha dirigido y versionado la Mariana Pineda que llega al Teatro Español de Madrid del 27 de enero al 7 de febrero. Una producción de GG Distribución, Teatro del Nómada y Saga Producciones, la producción ha contado en el equipo artístico con Juan Gómez-Cornejo en el diseño de iluminación, Bengoa Vázquez en la escenografía, Beatriz Robledo Puertas en el diseño de vestuario, y Álvaro Renedo en la dirección musical, composición y espacio sonoro.

La versión pretende ser completamente fiel a la obra de Lorca, y aunque sí se ha intervenido sobre el texto original, sobre todo con el fin de aclarar algunos conceptos que hoy pueden resultar confusos, no se ha incluido ningún texto que no sea del propio Lorca.

En palabras del propio Hernández-Simón, la protagonista de la obra de Lorca tuvo una vida breve y una muerte injusta. Pero Mariana Pineda se convirtió en un mito y en un símbolo de la libertad. Silenciada durante los gobiernos absolutistas, ensalzada bajo gobiernos liberales y progresistas, la figura de Mariana Pineda se convirtió en una inagotable fuente de inspiración para poetas y dramaturgos, entre ellos, Federico García Lorca que escribió una obra de teatro en la que recreó su vida.

La danza, el teatro y la música se funden en esta colaboración de la CNTC y la Compañía Nacional de Danza que describe, a través de textos de Ramón de la Cruz, la evolución del paisaje sonoro madrileño del XVIII.

En palabras de Laura Ortega, directora de escena de la propuesta, "Del Año Nuevo a la Cuaresma, durante el período más festivo del año, ofrecían las compañías en Madrid un buen número de entretenimientos populares. Triunfaban las funciones de mucha tramoya o donde hubiera bailes de máscaras, y las tonadi­llas, fandangos y sainetes eran siempre lo que mayor interés despertaba. Fandangos y tonadillas no es una representación tea­tral típica de la España del siglo XVIII, lar­ga e intensa, repleta de música y cancio­nes. Pero sí celebra, en cambio, el valor de sus intermedios, en los que se igualaba la vida de la calle con el escenario. Cualquier cosa podía contribuir, gracias al teatro, a la cambiante realidad del espacio urbano. Los paseantes de los que habla Blas de Laserna en Las murmuraciones del Prado, compuesta para la cantante María Mayor Ordóñez, "La Mayorita", acudían para verse a sí mismos y oírse hablar. Y de imi­tados pasaban a ser imitadores, envueltos en un significativo artificio. El final de la jornada lo marcaba la ritirata, el simbólico toque de queda al que Luigi Boccherini recurre en su célebre Música nocturna de las calles de Madrid.

El Corral de Comedias de Alcalá de Henares acoge Ahora que nos dejan hablar, pieza escrita por Adrián Perea y dirigida por Álvaro Nogales, que aborda la problemática actual de una sociedad llena de medios de comunicación y redes sociales, dónde los jóvenes tratan de hablar y hacerse escuchar, pero no pueden.