Masescena - El Ballet Nacional de España llena el Teatro Real de colorido con 'Sorolla' y cuelga, nuevamente, el cartel de 'no hay billetes'

AÑO IV  Número 166

21 OCTUBRE 2020
EL DÍA 13 DE NOVIEMBRE TERMINA SU ESTANCIA EN EL COLISEO MADRILEÑO

El Ballet Nacional de España llena el Teatro Real de colorido con 'Sorolla' y cuelga, nuevamente, el cartel de 'no hay billetes'

 

Si a finales del mes de Julio nos deleitaban en los Teatros del Canal de Madrid con su fiel homenaje al gran Antonio Ruiz Soler, en estos días han dado rienda suelta al color y la delicadeza de un espectáculo creado e ideado bajo el más puro sentido estético. Y es que nada sobra y nada falta. A una exquisita puesta en escena se une la creación de un rico y extenso vestuario, todo ello amenizado por una música envolvente y una iluminación que consigue crear el ambiente propicio para el desarrollo del genial espectáculo.

En cuanto a las coreografías no dejan de tener el sello propio de cada uno de los coreógrafos que han participado en el montaje. Es el caso de Antonio Najarro y Manuel Liñán. En cuanto a las coreografías que evocan danzas tradicionales observar cómo las mismas han sido pasadas por el filtro académico, perdiendo, así, la esencia y el sabor tradicional.

El Ballet Nacional de España (BNE) ha regresado al Teatro Real con 'Sorolla', un espectáculo con el que llena de "folclore, escuela bolera, flamenco y danza estilizada" el coliseo madrileño para que el público "conozca y reconozca" estos cuatro estilos de la danza española.

El BNE ha regresado al Teatro Real nueve años después de representar 'Elegía-homenaje a Antonio Ruiz Soler' y 'El Café de Chinitas'. En esta ocasión, presenta un espectáculo que "aúna pintura y danza" que surgió cuando el director del ballet descubrió la colección 'Visión de España', encargada por la Hispanic Society al pintor en 1911, en la que se reflejan diferentes regiones de España y diferentes tradiciones y danzas.

Este espectáculo se estrenó en 2013, con motivo del 150 aniversario del nacimiento del pintor, y desde entonces "no ha cambiado nada" desde su concepción, aunque se ha asentado más y ha cogido "peso y tranquilidad".

En el momento económico en el que se concibió este espectáculo, en plena crisis, era "muy difícil asumir y afrontar los gastos" que suponía vestir los diferentes números que componen 'Sorolla', en los cuales llega a haber hasta 40 bailarines.

La "riqueza y el mimo" del vestuario que exige la variedad de las comunidades se consiguió gracias al trabajo de recuperación, a lo que se sumó el trabajo de impresión de los personajes de las obras sobre los trajes de los bailarines. En total, salen a escena alrededor de 400 piezas de vestuario.

En cuanto a la música hay que celebrar que este ballet se haga con orquesta en directo, que corre a cargo de la Orquesta Titular del Teatro Real, junto a los músicos flamencos del BNE, algo que "no es habitual" y que permite disfrutar de la música.

Coincidiendo con la estancia del Ballet Nacional de España en el Teatro Real ha tenido lugar la exposición 'Bailando Sorolla', que recoge una selección de imágenes realizadas por el fotógrafo David Palacín, que puede verse en los salones de la segunda planta del Teatro Real.

Valorar muy positivamente la calidad artística del Ballet que nuevamente obtiene un gran éxito de crítica y público, y como viene siendo habitual, consigue colgar el cartel de "no hay billetes".