Masescena - Salva Bolta adapta a Don DeLillo en "Siempreviva" en Naves del Español en Matadero

AÑO VI  Número 260

13 AGOSTO 2022
EN LA SALA MAX AUB DE NAVES DEL ESPAÑOL, ESPACIO DEL ÁREA DE CULTURA, DEL 4 AL 28 DE FEBRERO

Salva Bolta adapta a Don DeLillo en "Siempreviva" en Naves del Español en Matadero

La Sala Max Aub de Naves del Español en Matadero, espacio del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, acoge el 4 de febrero el inicio de las representaciones de Siempreviva, basada en la pieza dramática de Don DeLillo Sangre de amor engañado, que firma y dirige Salva Bolta. El espectáculo, que estará en cartel hasta el 28 de febrero, está protagonizado por Felipe García Vélez, Mélida Molina, Marina Salas y Carlos Troya.

Salva Bolta lleva a escena la pieza dramática Sangre de amor engañado en la que el célebre escritor y dramaturgo estadounidense nos enfrenta al tema de la eutanasia
Protagonizada por Felipe García Vélez, Mélida Molina, Marina Salas y Carlos Troya
Se trata de un estreno absoluto, una producción del Teatro Español

Considerado uno de los mejores autores contemporáneos de las letras estadounidenses, Don DeLillo se ha especializado en el análisis concienzudo de la psicología del individuo y su condición moral, siempre desde una literatura crítica con la sociedad posmoderna y atravesada por un particular sentido del humor. En la obra de teatro Sangre de amor engañado (Love Lies Bleeding), punto de partida de este Siempreviva, el célebre autor estadounidense aborda un tema recurrente en su obra: la muerte en la sociedad contemporánea. Siempreviva es una aproximación en forma de debate moral sobre la muerte asistida y el momento en que la vida deja de tener sentido.

Los personajes confluyen alrededor del lecho de Alex Macklin, un artista de éxito que, a los 70 años, se encuentra cercano a la muerte en estado vegetal permanente a causa de un infarto cerebral. Los otros tres personajes decidirán su destino: Lia, su joven esposa, con la intención de permitirle una muerte natural; y su exesposa Toinette y su hijo Sean, que desean ayudarlo a dejar el mundo con dignidad, creyendo que él no hubiera querido terminar sus días entubado de tal manera. Sus posiciones enfrentadas al respecto de cómo continuar adelante en una situación tan extrema darán lugar a infinidad de matices que muestran lo complejo de mantener el equilibrio ante la muerte de un ser querido. Una familia que afronta un dilema que, observado de cerca, no trata tanto sobre la eutanasia como sobre la dependencia emocional, la lealtad y el amor en las vidas de estos personajes desencantados.

“La eutanasia es, sin lugar a dudas, un tema siempre delicado y hoy muy presente en el debate social”, explica su director, Salva Bolta. “Don DeLillo, con valentía y riesgo, escribe Siempreviva para ofrecernos la posibilidad de asomarnos a las trincheras reales, a los lugares de fricción donde se diluyen las posiciones binarias a las que está acostumbrada nuestra sociedad contemporánea”.

Siempreviva no pretende ser un choque entre dos visiones enfrentadas (eutanasia sí o eutanasia no). “Lo más interesante de esta función es que un tema como ese, que tratamos en términos relativos, aproximándonos a él desde aspectos legales, éticos, políticos o religiosos, es aquí algo real, algo concreto, algo que sucede en las vidas de las personas y no en los lugares de debate y discusión”, continúa el director. “Me gusta el teatro que habla de nuestras vidas, el teatro en el que nos podemos identificar de inmediato con los personajes, con sus conflictos, con sus dudas, con su lucha, con su ánimo, con su manera de atravesar su propia existencia y su manera de perseguir la felicidad. Me gusta este teatro que mira de cara al mundo, que es espejo de la realidad, que tiene los pies en el suelo, que se aproxima con riesgo hacia lo que la mirada de la sociedad contemporánea intenta esquivar. Y que lo hace sin voluntad de dogmatizar, de establecer absolutos. Invitaría al público a acompañarnos a este lugar imaginario donde se confunden espacios, tiempos y universos. El trabajo del espectador será el de buscar en qué lugares encuentra su razón, su verdad y dónde descubre las pistas sobre el sentido último de nuestra existencia”.

El espectáculo cuenta con diseño de espacio escénico de Paco Azorín y Alessando Arcangeli, música original de Luis Miguel Cobo, diseño de vestuario de Ikerne Giménez, y diseño de iluminación de Luis Perdiguero. El espectáculo es una producción del Teatro Español.

Este espectáculo está sujeto a JOBO, Joven Bono Cultural, para jóvenes entre 16 y 26 años.

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play
Play