Masescena - "El galán fantasma" anima la noche almagreña

AÑO IV  Número 166

24 OCTUBRE 2020
LA OBRA DE CALDERÓN, MUY POCO HABITUAL DE LAS TABLAS, SE REPRESENTÓ CORRECTAMENTE POR 2RC TEATRO.

"El galán fantasma" anima la noche almagreña

Se representa poco, muy poco, El galán fantasma. Y no hay razón para ello. Calderón traza una comedia a la altura de su antecesora, La dama duende, o de Casa con dos puertas mala es de guardar, las dos estrellas de la risa calderoriana. El galán fantasma es ágil, divertida, a don Pedro le brota el verso fácil, está perfectamente estructurada, funciona el mecanismo interior, no quedan casi cabos sueltos… En fin, que está muy bien. Por eso no se entiende que no se represente más a menudo y por eso es de congratularse con que lo haya hecho en este Festival la canaria 2RC Teatro en el Palacio de los Oviedo, el espacio Globalcaja por eso del patrocinio.

La propuesta insular nos ofrece un escenario casi vacío, solo ocupado por un graderío que sirve para todo. No es fácil, porque Calderón exige puertas que se abren y cierran, gente oculta, sustos y sorpresas, que quedan algo descafeinadas por culpa de los escenarios minimalistas que tan de moda están. Más que probablemente tratando de hacer de la necesidad virtud. 2RC le saca partido a la escasez, de cualquier manera. La acción trascurre, fundamentalmente, en el jardín de Julia, que ama a Astolfo, pero que es pretendida por el tirano, el duque Federico de Sajonia, el “Rayo”. Ahora no suena a casi nada eso, como mucho a chuleta, pero en 1637, en pleno apogeo del de Olivares, tendría su punto de atrevimiento. El duque cree matar a Astolfo, pero en realidad está vivo, escondido y convertido en fantasma por culpa de los malos entendidos. Paralelamente asistimos a los amores de Carlos, el mejor amigo de Astolfo, y Laura, su hermana. Y a los vanos intentos del pícaro criado Candil y la criada Porcia. Todo arquetípico, todo bien medido, todo en su sitio.

La principal pega de la representación de 2RC fue que el elenco se mostró irregular, con algunas actuaciones por debajo de la media. Un vestuario algo naif, pero con encanto, la actuación musical de un terceto discretamente arrinconado, y la voz de la soprano Alicia Ramos, que interpreta a Porcia, compensaron lo anterior.

En definitiva, una buena noticia poder ver El galán fantasma, en una representación correcta, poco atrevida pero entretenida. La obra la dirige Rafael Rodríguez y la interpretan Zuleima Valido, Alicia Ramos, Carlos de León, Toni Báez, Luis O’Malley, Lili Quintana, Guaxara Baldassarre, Miguel Ángel Maciel y Albano Matos. Los músicos son Laura Espino, Jorge Rubiales y Ximo Martínez.

Noticias relacionadas