Masescena - Alejandra Torray: "Las compañías privadas actuales son para héroes. Siempre se pierde dinero"

AÑO IV  Número 166

22 OCTUBRE 2020
FUE MARÍA ESTUARDO EN LAS MANOS DE MANUEL CANSECO EN LA PASADA EDICIÓN DEL FESTIVAL DE ALMAGRO

Alejandra Torray: "Las compañías privadas actuales son para héroes. Siempre se pierde dinero"

Alejandra Torray es una actriz de cuna. Desde pequeña, y sin el beneplácito de su padre, ya hacía pequeños pinitos en el mundo de la interpretación. 

Hija de la actriz Nuria Torray y del director de escena Juan Guerrero Zamora. Educada, por tanto, en un ambiente escénico, estudia Historia del Arte, licenciándose en 1991 y debuta como actriz a los 22 años, con una adaptación de El marinero (1990), una historia de Fernando Pessoa por Carmen Martín Gaite.

Sobre los escenarios, ha intervenido en los montajes, entre otros, de Mi querida familia (1994), de Neil Simon,​ Y sin embargo te quiero (2008),​ de Miguel Murillo, con Ángeles Martín o El hotelito (2013), de Antonio Gala.​ Entre los autores clásicos del Siglo de Oro español pueden destacarse sus interpretaciones de Lope de Vega (El perro del hortelano, 1993), Agustín Moreto (El lindo Don Diego, 2007) y Pedro Calderón de la Barca (Casa con dos puertas, mala es de guardar, 2007 y No hay burlas con el amor, 2008).

Su presencia en televisión ha sido habitual desde mediados de la década de 1990, con intervenciones destacadas en las series Compuesta y sin novio (1994), Médico de familia (1995-1996), SMS, sin miedo a soñar (2006-2007), Como el perro y el gato (2007), con Arturo Fernández o Fago (2008).

Compagina su trabajo encima de las tablas con trabajos como actriz de voz.

Si tuviera que irse a cenar con alguien, diferencia muy bien dependiendo para qué. Si fuera para pasárselo bien su lista en interminable. Con gente a la que admira, también la lista es amplia. Y para poner a parir a alguien cenaría con cualquier político. A cualquier político que pasase por su lado.

 

Alejandra Torray 1

 

Tiene la gran suerte de ir al teatro con grandes compañeros que lo viven de la misma forma, y eso le gusta mucho. Lo vive desde su ángulo pequeñito, y afirma que tiene mucha gracia ver qué opinan los demás sobre trabajos de compañeros y amigos. "Dicen que los actores no sabemos hablar de otra cosa que no sea teatro".

Reconoce que este país está lleno de buenísimos actores y actrices. Siempre tiene un recuerdo muy especial y mucho cariño hacia Fernando Delgado. Aunque acostumbra a hablar de grandes de la escena que ya no están entre nosotros, piensa que actualmente también hay un plantel impresionante de grandes profesionales de la escena. A su mente viene gente como José María Rodero, Luis Prendes, Jesús Puente… Su cabeza se llena del recuerdo de Berta Riaza, Tina Sáinz, Gemma Cuervo, Aurora Redondo, María Jesús Valdés, Julieta Serrano que sigue siendo una de las mejores... "De verdad que es un país que lo hemos sabido aprovechar muy poco", dice.