Masescena - La Compañía Nacional alemana se despide de Almagro con su "Sueño de una noche de verano" y una intensa y extensa ovación

AÑO IV  Número 166

22 OCTUBRE 2020

La Compañía Nacional alemana se despide de Almagro con su "Sueño de una noche de verano" y una intensa y extensa ovación

Texto_Marta_Martín / Fotografía_Luca_Abbiento

Una gran ovación al finalizar la función premió el fantástico montaje que la Compañía Nacional Alemana puso en escena los pasados días 7 y 8 de julio en la Antigua Universidad Renacentista (AUREA) dentro de la programación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Y es que, aunque la directora del Festival, Natalia Menéndez, indicara en la rueda de prensa de presentación de la compañía que ella mismo se divirtió mucho cuando tuvo oportunidad de verla en alemania, todos estábamos expectantes por saber el resultado del experimento. ¿Su humor sería como el nuestro?

No sólo es que, efectivamente, su humor es muy cercano a nosotros, sino que, además, la compañía se permitió la licencia de investigar en nuestra cultura e introdujo pequeños guiños totalmente españoles. Así, pudimos escuchar canciones en español de Alejandro Sanz, una versión con trompetilla de los "pajaritos", e incluso afirmar que uno de los vestidos estaba confeccionado en Bolaños de Calatrava.

Antes de que se iniciase la función, el actor Fridolin Sandmeyer, que interpretó a Puck, se mostró como un auténtico maestro de ceremonias, acomodando rápidamente al público pues la función tenía que comenzar. Durante toda la función tuvo una espléndida complicidad con el respetable. Eso le hizo merecedor de la ovación más intensa de la noche.

El resto de actores, con un trabajo actoral por detrás impoluto, no pudo, por menos, estar a la altura de las circunstancias. Y es que todos, sin excepción, dominan la escena, su cuerpo y la palabra, además de la voz con fuerza proyectada.

En cuanto al vestuario, acorde con la puesta en escena y la versión. La iluminación y los pequeños efectos especiales (una máquina de humo estándar y otra portátil) ayudan a crear el ambiente propicio para el desarrollo de la escena, potenciando la intensidad de unas escenas y la comicidad en otras.

La versión de Frank Günter y adaptación de Julie Paucker y Jan Neumann, que además dirige la obra, no deja indiferente a nadie. No tiene nada que ver con todo lo que hayamos podido ver sobre la obra de Shakespeare. No hay ningún bosque en su escenografía. Tan sólo un cubo creado con un articulado de telas y cuerdas nos introducen en cada una de las escenas.

La versión original subtitulada no supone un problema para el público. Destacar en la sala la presencia de público alemán que reía antes que los de lengua hispana. Como si se retransmitiera con distintas señales televisivas.

Mención especial merece el apartado de regiduría, que con la intensidad actoral, y el salir y entrar contínuamente de escena, y con esa velocidad, tiene que ser un trabajo ímprobo.

Según palabras de Julie Paucker, la comedia Sueño de una noche de verano de Shakespeare es una carta de amor dedicada a la noche, al sueño, a la fantasí y al verano. Lo que no es posible de día, es posible que suceda en la noche. Quien se despierta, verá más allá de la realidad, quien duerme...

De día, el Duque Teseo quiere llevar al altar a Hipólita. Hermia está comprometida con Demetrio. Sin embargo, Hermia ama a Lisandro; su única vía de escape es fugarse hacia el bosque. Demetrio les persigue, a su vez seguido por Helena, que le ama desesperadamente.

De noche, en el bosque, reinan sobre los elfos Oberón y Titania. Pero estalla una crisis entre ellos. Oberón se pone celoso y quiere castigar a Titania, así que envía a Puck con unas gotas de amor para que Titania se enamore de la primera criatura que vea. De camino de vuelta, Puck vierte el líquido a todos los que encuentra durante la noche en el bosque, y todo queda fuera de control como le complace tanto a él.

Los soberanos, los artesanos, los elfos, los asnos, los enamorados... Quienes se amaban, ahora se odian, y quienes se odiaban quedan rendidos ahora de amor y pasión para siempre. Pero al final, el amanecer se acerca.

Sueño de una noche de verano, de Teatro Nacional Alemán y Orquesta Estatal de Weimer - Teatro del Estado de Turingia, ha sido la invitada de honor de esta 40ª edición del Festival, pero les recomiendo que sea la excusa perfecta para visitarlos en alguna ocasión.

Ficha Artística-Técnica
Escenografía Oliver Helf
Iluminación Jörg Hammerschmidt
Vestuario Nini von Selzam
Música Cast, Fridolin Sandmeyer, Nahuel Häfliger, Bastian Heidenreich
Asesor de verso Julie Paucker
Ayudante de dirección Anja Schoenwald
Ayudante de escenografía Richard Fulton
Ayudante de vestuario Josephine Buchert
Promotor Heike Lucius
Regiduría Susanne Hillmann y Josephine Buchert

Reparto
Hippolyta, Senfsamen (Elfo) Dascha Trautwein
Theseus, Spinnweb (Elfo) Max Landgrebe
Hermia, Arwen (Elfo) Simone Müller
Lysander, Eberhard (Elfo) Nahuel Häfliger
Helena, Stinkerbell (Elfo) Nora Quest
Demetrius, Motte (Elfo) Jonas Schlagowsky
Titania Nadja Robiné
Oberon Sebastian Kowski
Puck  Fridolin Sandmeyer
Squenz (Prolog), Dobby (Elfo) Thomas Kramer
Zettel (Pyramus), Robin (Elfo)  Krunoslav Šebrek
Flaut (Thisbe), Bohnenblüte (Elfo)  Julius Kuhn
Schnauz (Wand), Amaryllis (Elfo)  Anna Windmüller
Schnock (Löwe), Dildo (Elfo)  Bastian Heidenreich
Schlucker (Mond), Bilbo (Elfo)  Christoph Heckel