Masescena - La Compañía Nacional de Teatro Clásico presenta el estreno absoluto de "La dama duende" dentro del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

AÑO IV  Número 166

24 OCTUBRE 2020

La Compañía Nacional de Teatro Clásico presenta el estreno absoluto de "La dama duende" dentro del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Texto_Antonio_Luengo / Fotografía_J.Alberto_Puertas

La Compañía Nacional de Teatro Clásico, perteneciente al INAEM y al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ha presentado esta mañana, en el Palacio de Valdeparaíso de Almagro, su estreno absoluto, La dama duende de Calderón de la Barca. La compañía ha sido recibida por la directora del festival, Natalia Menéndez, y como representantes de la misma han comparecido ante los medios Helena Pimenta, directora, Álvaro Tato, encargado de la versión de la obra, Rafa Castejón, que encarna a Don Manuel, Marta Poveda, que encarna el personaje de Doña Ángela, y un joven Álvaro de Juan, que interpreta a Cosme, criado de Don Manuel.

El acto ha comenzado con palabras de la propia directora del fetival, Natalia Menéndez, quien ha manifestado sentirse feliz y alegre por iniciar la 40ª edición del Festival, y qué mejor que hacerlo con la rueda de prensa del estreno absoluto de uno de los patronos de la Fundación, la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Agradeció a la directora, Helena Pimenta, por las tres compañías que estarán en esta 40ª edición. Destacó de La dama duende, que es un montaje de pocos personajes, de los cuales se puede disfrutar de forma individual de cada uno de ellos. Dió la enhorabuena a todo el equipo artístico y técnico de la compañía por el fantástico montaje que se podrá ver en los próximos días en el Hospital de San Juan.

Por su parte, Helena Pimenta reconoció que este momento le conmueve por comenzar la cuadragésima edición. Agradeció, también, a Menéndez, haber llevado el festival hasta aquí. Tuvo palabras de agradecimiento hacia el Festival, referente en nuestro país y fuera de él, poniendo en varlor su personalidad emocionante, particularísima, y que nos acoge cada año tan bien. En palabras de la propia Pimenta, y haciendo referencia al cartel de la presente edición del Festival, afirmó que "cuando yo vi este personaje, esta preciosidad de cartel, y vi lo que habíamos intuído nosotros que era la dama duende, un gesto de libertad, de respiración, de aire alrededor... Eso es lo que nosotros hemos intentado que cuente, igual que el cartel, aunque no conocía las intenciones de Natalia al respecto".

Entrando de lleno en la obra, La dama duende es un texto de Calderón de la Barca que se ha representado muchas veces, incluso ha sido tomada prestada por los franceses, italianos, con títulos distintos. Ellos se fueron inclinando hacia la parte más golfante, quizás, de lo que significaba el morbo de una viuda que después tenía deseos y ganas de rehacer su vida. Es una bellísima comedia pero con muchas trampas, en cuanto y tanto, Calderón no deja de ser muy grande en su escritura, apuntando al sueño. Coincide en frases completas. A veces parece que es una obra completamente filosófica, pero en otros momentos llega a ser sarcástica. "Hemos luchado por hacer, como nos corresponde como compañía, una lectura de verdad, por un grupo de gente deseoso de comunicar una obra que nos parece, lógicamente muy de hoy, porque habla de la ilusión, de la necesidad de la imaginación para romper tantos tabúes y tanta intolerancia. Esa es la lucha de Ángela, el personaje en quien Calderón ha depositado esa capacidad de movimiento, de aventura, de ruptura de obstáculos que existían y existen actualmente, pero en aquella época mucho más significativo. Una mujer viuda pasaba a ser de la patria potestad de los hermanos. Esto que puede ser tan dramático Calderón lo observa desde el prisma del humor. El concepto del honor limitado por el amor fue viral por Calderón desde la risa, en sus personajes desestructurados, aprendiendo a vivir a medio camino entre el sueño y la realidad. Esto es lo que hemos querido contar".

La curiosidad, la imaginación, la osadía de Ángela de Toledo, viuda de un hombre que la ha dejado endeudada de por vida, serán el motor, el punto de vista necesario para trastocar la realidad y hacer posible lo imposible. Como si el duende que todos llevamos dentro iniciara su camino al comienzo de la función con el fin de conseguir que la protagnista salve el inmenso obstáculo que supone su situación familiar y social. Ella, la dama duende, contagiará con su ilusión a todos los que la rodean y les acompañará en la búsqueda y el conocimiento de sí mismos y del autor.

Versión de Álvaro Tato
El encargado de realizar la versión de La dama duende quiso agradecer a la dirección de la compañía que haya vuelto a contar con él una vez más, y ya van tres, para trabajar con ellos. Sólo quiso intervenir durante un minuto para hablar de ilusión. No solamente por la ilusión que hace este estreno, que también, que parece que nos ha inculcado el virus de la ilusión creativa Doña Ángela de Toledo, la protagonista, sino la ilusión como palabra clave de esta obra. Es quizá la obra más cervantina de Calderón porque en esta obra la ilusión no es divina, ni es mágica, ni es religiosa. Es la expresión del libre albedrío. Es la ilusión como manera de estar en el mundo, de crearse, de inventarse, y por tanto, una invitación a cada espectador a soñarse y a ser como él quiera. No me parece poca cosa, y de hecho, me parece muy cervantino. Esta comedia no es ligera. Esta comedia es todo lo leve que queramos, pero ¿ligera? Es una bomba. En nuestra versión hemos querido ser respetuosos, pero irreverentes con Calderón, cambiando todo lo necesario, la sintáxis en el léxico para que al espectador contemporáneo le despertara las mismas emociones que a un espectador del siglo XVII. Es una fiesta de la palabra, una deliciosa comedia. Que estamos aquí para hacer vivir esas emociones, esos llantos, esas carcajadas, que provoca lo verdaderamente clásico, que te tocan el alma, y sobre todo porque esta obra es una celebración de la vida, y de la vida como fantasía.

Marta Poveda, Rafa Castejón y Álvaro de Juan, interpretan a Doña Ángela, Don Manuel y Cosme, respectivamente
35737928955 12fe84586e kLos actores manifestaron su estado de nervios, su estado de ebullición. Están deseosos de estrenar, de mostrar su trabajo, de dar sus personajes. Marta Poveda destacó "la complejidad del texto de Calderón, donde en un mismo parlamento hay planos y niveles muy diferentes, donde hay que conseguir que los espectadores empaticen con ellos. Consigue elevarte al aire y en otro verso arrastrarte a la tragedia. Los actores estamos en la cuerda floja en todo momento. Es lo más complicado. El personaje de Ángela, al principio, se le ve escapándose, luego aparece encerrada como una especie de Segismundo, diciendo porqué, por viuda me veo encerrada y sola, y a partir de ese momento reacciona y busca salidas arriesgadísimas. A todos los personajes les nace el duende en el estómago. Es maravilloso poder estar haciendo Lope y Calderón de manera simultánea, es un aprendizaje para un actor, porque son dos maneras de atacar el verso completamente diferentes. El elenco es pequeño, pero jugamos en equipo".

Para Rafa Castejón es la quinta edición consecutiva del Festival. Afirma estar deseando mostrar su personaje, porque hablar de él sin haberlo visto es un poco como mostrar el viaje del actor, sobre todo porque luego el espectador puede decir pues dónde está esto que decía éste (risas). "Aún estamos en proceso de estar averiguando, investigando, que es lo que tienen estos grandes autores, que nunca terminas de sacar. A mí me recuerda la escenografía por la estética al cinemascope, como una película de aventuras de los años 40 o 50. Estas sombras, estos misterios, estos duendes. Es muy divertida. Yo creo que Calderón era un cachondo. Siempre pensamos que Lope era el cachondo, pero creo que Calderón tenía una sentido del humor bestial. Como se pueden tocar temas iguales pero tan diferentes. Cómo se parodia. Don Manuel, este caballero burgalés que ya tiene su vida encaminada, viene buscando un nuevo cargo. En su equipaje lleva un retrato misterioso. No se sabe si es su mujer, si es su madre... Sin comerlo ni beberlo se encuentra peleando con otro señor, llega a la casa de una familia un poco especial, por no decir anormal... Se envuelve de enredos. La pareja formada por Don Manuel y Cosme, amo y criado tan peculiares, que uno complementa al otro, uno en la razón y otro en la supersctición. Y aunque Cosme le rebate con buenos argumentos a Don Manuel pierde la credibilidad cuando lo enjuga con brujas y supersticiones".

Álvaro de Juan, Cosme, agradeció a Natalia que el Festival los acogiera un año más. También agradeció a Helena la confianza que ha depositado en él para interpretar a este personaje, que es uno de los grandes criados de Calderón. De Juan proviene de la Joven Compañía, que es como la cantera de la Compañía, y "tener la oportunidad de hacer un personaje de este calibre, de este peso, y estrenar en Almagro, también es mi primera vez, me hace una ilusión enorme. Cosme es el típico criado gracioso del teatro del siglo de oro. En este personaje cae gran parte del enredo y de la trama y confusión que se da en la obra. Cosme es el contrapunto perfecto del personaje de Don Manuel. También el alcohol le ayuda a entrar en estos mundos tan fantásticos".