Masescena - Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro - Resaca de la primera quincena

AÑO IV  Número 163

30 SEPTIEMBRE 2020
PRIMERA PARTE - DEL 4 AL 15 DE JULIO DE 2019

Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro - Resaca de la primera quincena

Cuando resuenan aún en mis oídos los versos de Sor Juana Inés de la Cruz, de Calderón de la Barca, Lope de Vega, de un tímido Tirso de Molina, Agustín Moreto, Ruiz de Alarcón, y por primera vez Ana Caro Mallén, es momento de hacer balance de lo visto y lo vivido, de las sensaciones y, de lo oído, por qué no.

Una ciudad que se convierte en la Reserva Natural del Siglo de Oro durante el mes de julio, como así se le ha venido llamando al Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro desde que Ignacio García y su equipo tomaran las riendas de la cita manchega. Un Festival que presume en la actualidad de tener siete espacios en los que ver y escuchar casi simultáneamente teatro Barroco. Además hay que incluir las plazas de las ermitas, la Plaza Mayor, la Iglesia de San Agustín, y el Espacio de Arte Contemporáneo, todos ellos de acceso gratuito.

Una cita estival que presume de programar una cantidad ingente de obras de teatro para que el espectador pueda elegir entre un abanico amplio de posibilidades. ¿Todo es bueno? ¿Todo merece la pena? Ese es la gran pregunta de todos los que se acercan a Almagro por primera vez. Pues señoras y señores, evidentemente no. El equipo invierte todo su esfuerzo para que todo el mundo se lleve la mejor de las sensaciones cuando visita el Festival, pero en muchos casos las obras de teatro a las que se asiste ni siquiera han podido ser visionadas por el propio Festival ya que son estrenos absolutos. Y valorar una propuesta a través del papel o la entrevista con su adaptador o director es harto complicado.

A nosotros nos sucede lo mismo. Cuando salimos de las ruedas de prensa de presentación de algunos montajes las sensaciones son extraordinarias. Quizás luego el resultado final es otro. Pero nada mejor que visitar la localidad encajera de Almagro para sacar tus propias conclusiones. No olvidemos que la localidad ya te predispone a viajar en el tiempo. Cenar en una terraza de la Plaza Mayor y después disfrutar de una buena obra de teatro, que si es en la joya del lugar, el Corral de Comedias, la verdad es que no es moco de pavo. Y si además puedes pasar la noche en algún alojamiento típico la visita se presupone redonda.

 

Hijas del aireHijas del aire. Sueño de Balladyna / Teatro Jan Kochanowski en Opole (Polonia)

 

Durante el mes de julio Almagro se llena de arte. De arte efímero. Finalizado el Festival, nada queda, sólo el recuerdo, y varios escritos de algún nostálgico como yo. Pero durante el Festival la magia invade cada rincón de la ciudad. Una magia que a veces se ha visto nublada por ciertos cartelones y pancartas de espacios bautizados o patrocinados por empresas privadas. Incluso es normal salir del teatro y encontrarte con dos coches de una reconocida marca llenos de polvo y alumbrados por un foco. Esperemos que en futuras ocasiones el Corral de Comedias no pase a denominarse “Cofidís Corral Almagro”. Es el peaje que hay que pagar por el mecenazgo privado.

Uno de los momentos más importantes y que marca el inicio del Festival es la entrega del Premio Corral de Comedias, que en esta edición recayó en Adriana Ozores, quien fuera asidua del Festival gracias a los memorables montajes de la Compañía Nacional de Teatro Clásico dirigidos por el propio Adolfo Marsillach. El preciado galardón fue entregado por la Vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. Los diablos de Teloloapan, de México, y la Loa del Auto Sacramental de “La vida es sueño” fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida al Festival de teatro.

La primera de las propuestas que nos ofreció el Corral de Comedias fue el título El desdichado en fingir de Ruiz de Alarcón. Fue una de las primeras propuestas, también, que nos llegaba desde el país invitado, México. En concreto lo ponía en escena el Colectivo Teatral de Guerrero y dirección de José Uriel García Solís. Una propuesta que llega a quedarse muy escasa por el alto nivel profesional y de calidad del Festival. Un reparto desigual, que en ocasiones daba la sensación de ser un elenco amateur. Si entramos a valorar cómo decían el verso, la compañía resultó completamente plana, parca en matices y sin atractivo ninguno. El primer patinazo del país invitado.

Otra de las propuestas de México fue Cervantes Versos Shakespeare, de la compañía Teatro de Babel, a partir de textos de Cervantes y Shakespeare, con dramaturgia y dirección de Aurora Cano, en el Teatro Municipal. Mención especial merecieron las interpretaciones de los actores David Hevia y René García, en una función que plantea una buena idea pero con un desarrollo extraño y que nada tiene que ver con la sinopsis planteada.

No acabarán mis flores. Mestizaje puso la nota musical a las primeras madrugadas del Corral de Comedias. La voz de Jaramar Soto resonó entre las columnas del patio de comedias en una fantástica propuesta venida desde México, y acompañada en escena por una guitarra, un violín, un contrabajo y una batería.

Lejos de lo que se pueda pensar en un principio, cuando lees en el programa del Festival la participación de una compañía polaca puede, a voz de pronto, echarte para atrás. Una obra subtitulada… en un espacio reducido. Pero nada más lejos de lo que puedas pensar a priori. La fuerza escénica y declamativa de los actores polacos, junto con la dirección de Ignacio García y el espacio de ensueño del Patio de Fúcares, hicieron de la primera versión que veríamos en el Festival de Hijas del Aire. Sueño de Balladyna un auténtico deleite para los sentidos.

 

El canto de Juan RanaEl canto de Juan Rana / Juan Rana Company de Madrid

 

Otro de los nuevos espacios del Festival, el Silo, acogió en los primeros días la producción El canto de Juan Rana, sobre textos de José Sanchís Sinisterra, versión y dirección de Héctor del Saz, y la interpretación de Sara Sánchez, Toni Misó y Néstor Ballesteros.

 

Juana InesJuana Inés / Carmen Cortés

 

La danza estuvo representada por Carmen Cortés y su Juana Inés en el Palacio de los Oviedo. Una visión de raza, de raíz, donde la autora barroca (interpretada por Carmen Cortés) se revela y alza la voz porque ya no puede más con la envidia de la que es blanco. El espectáculo estuvo interpretado únicamente por la bailaora, un guitarrista, un cantaor y un percusionista, y la dirección corrió a cargo de la gran Carme Portaceli.

 

El Castigo Sin Venganza fotoSergioParraEl castigo sin venganza / Compañía Nacional de Teatro Clásico

 

El Teatro Adolfo Marsillach (Hospital de San Juan), acogió, como viene siendo habitual, las propuestas de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que en esta primera quincena puso en escena El castigo sin venganza, dirigida por Helena Pimenta, con versión de Álvaro Tato, e interpretación de Joaquín Notario, Rafa Castejón y Beatriz Argüello en los personajes principales.

 

El desden con el desdenEl desdén con el desdén / Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico

 

El espacio de la Antigua Universidad Renacentista ofreció en esta primera quincena la producción El desdén con el desdén, de Agustín Moreto, versión Carolina África y dirección de Iñaki Rikarte. La puesta en escena fue de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico y una de las más aplaudidas del festival.

 

El perro del hortelanoEl perro del hortelano / Compañía Nacional de Teatro (INBAL) de México

 

El mismo espacio acogió la puesta en escena de la Compañía Nacional de Teatro de México con su particular visión de El perro del hortelano, de Lope de Vega, con dirección de Angélica Rogel. El espacio se convirtió por unas horas en el México de los años 40, el México de las películas de Juan Orol y Figueroa; esa mezcla de las divas del cine, los héroes de las clases bajas –caballerosos y con aspiraciones–, y la música de bolero tan fuertemente ligada a esta época del cine en México.

Las tablas del emblemático Corral de Comedias acogieron, tan sólo un día, la producción de Colectivo Teatral Guerrero de México, El rey de sí mismo, sobre Ruiz de Alarcón, con dramaturgia de Raúl H. Lira y dirección de Juan Francisco Hernández Ramos. El presente trabajo dramatúrgico pretende acercarse a la humanidad de Juan Ruiz y su contexto libremente, apoyado en una bibliografía histórica elemental, pero sin pretender ser una biografía de Juan Ruiz, pues el autor del presente texto se ha tomado algunas licencias  históricas para contar esta historia. El Juan Ruiz que habita en esta obra es un personaje más de la comedia. Este es un ejercicio jubiloso para celebrar la vida de un hombre extraordinario sin pretender jamás pasar por ensayo erudito y riguroso sobre la vida y obra de este mexicano universal, americano por nacimiento y español por sobrevivencia.

También el escenario del Corral de Comedias acogió, un año más, la ficción sonora de RNE, Sor Juana Inés, con el favor y el desdén, original de Alfonso Latorre y dirección de Benigno Moreno. Entre el reparto habitual de las ficciones sonoras de RNE se encontraban voces conocidas como la de María Adánez y Manuela Velasco. Tras la gran experiencia del año pasado, el Festival de Almagro y Radio Nacional de España unen fuerzas para acercar a los oyentes, y a los espectadores que quieran verlo en directo, la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz. Sin duda, una de las mejores formas de conocer y acercarse a la figura de la Décima Musa.

El Teatro Municipal acogió en esta primera quincena del Festival la VIII edición del Certamen Internacional Barroco infantil. Seis fueron las propuestas que la organización del Festival llevó hasta las tablas del Teatro Municipal. Títulos como El hermano de Sancho (País Vasco), de Alberto Iglesias, versión de Alberto Iglesias y Lander Iglesias, y dirección de éste último; Follow Calderona (Madrid), versión y dirección Miguel Rascón; Taslima, Caperucita Roja de Bangladesh (Madrid), a partir del cuento “La caperucita roja” de Perrault, versión y dirección de María Cantero y Flavia Turci; Traspiés. Palabras para (des)aparecer (Madrid), a partir de textos de María de Zayas, Sor Violante Do Ceo, Ana Caro de Mallén, versión Ana Martín Puigpelat y dirección Colectivo La MatriosKa; La Fórmula Shakespeare, un método poco científico (Chile), de Shakespeare, versión y dirección Daniela Fuenzalida; y por último, La corte de los bufones: paso a paso la comedia (México), de Lope de Rueda, con versión y dirección de José Uriel García Solís, se pudieron ver en la localidad encajera. El espectáculo que se alzó con la victoria en este certamen fue el chileno La Fórmula Shakespeare, un método poco científico. Tuvo la oportunidad de representarse dos días más.

Entretanto, y en el mismo escenario, se pudo ver la propuesta de Teatro de la Rendija Amor es más laberinto, de Sor Juana Inés de la Cruz y Juan de Guevara. La versión corrió a cargo de Natalia Menéndez, Raquel Araujo y Teatro de la Rendija, y la dirección fue de Raquel Araújo. Minos, rey de Creta, perdió a su hijo Androgeo, heredero al trono, por manos atenienses.

Desde entonces celebra su venganza contra Atenas, cobrando anualmente el tributo de catorce jóvenes que encontrarán la muerte en el Laberinto. El rey ha convocado a la corte para exhibir la conquista de mantener a Teseo, príncipe de Atenas, como prisionero. Las infantas de Creta, Ariadna y Fedra, quedarán impresionadas con el héroe cautivo, y tratarán de liberarlo. Así se cruzarán los caminos, y la Fortuna tomará sus apuestas.

 

FuenteovejunaFuenteovejuna, el valor de las mujeres / INSAAC y Alma Production de Costa de Marfil

 

El patio de Fúcares cerraba esta primera quincena con dos propuestas bien distintas. Por un lado, El Lazarillo de Tormes, de Albacity Corporation, a partir de la novela picaresca anónima adaptada por Antonio Campos, con dirección de Lluís Elías. La interpretación corrió a cargo de Antonio Campos, y la música en directo del guitarrista José Luis Montón. Por otro lado, INSAAC y Alma Production de Costa de Marfil, ponían en escena una particular visión de Fuenteovejuna, el valor de las mujeres, a partir de Fuenteovejuna de Lope de Vega, versión de José Gabriel López Antuñano, y dirección de Vagba Oboud de Sales y Luis Marquès. El interés de este proyecto se centra en trasladar una de las obras más importantes del siglo de oro español a la realidad sociocultural de Costa de Marfil. El tema sobre el que se ha trabajado fundamentalmente es la dignidad de la mujer y la igualdad de esta en relación con el hombre (de hecho, el reparto de esta versión, respetuosa, está integrado por cuatro mujeres y cuatro hombres). Esta es una cuestión presente en el texto de Lope de Vega, que se potencia en la escenificación.

El trabajo con Fuenteovejuna ha supuesto un acercamiento al patrimonio literario español y el trabajo; realizado con un equipo de artistas de Costa de Marfil, se ha enfocado desde la interculturalidad: se respeta la fábula y muchos de los textos originales, traducidos al francés, al tiempo que se incorporan tradiciones artísticas de este país, puesto que la escenificación pretende exponer y desarrollar el tema de esta obra dramática, con recursos propios, sin acercamientos o imitaciones de otras formas teatrales ajenas a nuestra cultura.

La banda de música de Almagro puso la nota musical, en el Palacio de los Oviedo, con el recital Dos culturas, un mismo sentimiento, bajo la dirección de Germán Huertas del Castillo, y que contó con la participación de Ignacio García –director del Festival de Almagro– como director invitado, y de la cantante Jaramar Soto.

El mismo espacio fue testigo del ciclo dedicado a la autora barroca sevillana Ana Caro Mallén, con la puesta en escena de sus dos únicas obras dramáticas, El Conde Partinuplés y Valor agravio y mujer. La primera con adaptación de José Padilla y Fernando Gil, y dirección de este último; mientras que la segunda contó con la adaptación y dirección de Verónica Clausich. Los dos montajes se representaron el mismo día, con una duración aproximada de 140 minutos, incluyendo un descanso. Al público se le resistió ambos montaje, y algunos, abandonaron antes de concluir incluso el segundo de ellos.

 

La dama duendeLa dama duende / Compañía Ugala Teater de Estonia

 

Estonia estuvo presente en el Corral de Comedias con su visión de La dama duende. El texto de Calderón de la Barca estuvo dirigido por Lembit Peterson, prestigioso director de teatro estonio que eligió esta pieza para inaugurar la reapertura del Teatro Ugala tras una remodelación técnica. La Radical Teatro fue la compañía encargada de cerrar esta primera quincena en la joya almagreña con su montaje de El diablo cojuelo, de Vélez de Guevara, con versión y adaptación de Aitana Galán y Jesús Gómez, y dirección de Aitana Galán. Entre el reparto se dejaron ver caras conocidas del mundo de la televisión y el teatro como son Silvia Espigado y Críspulo Cabezas, quien visitara el año anterior la arena del festival de Mérida con Fedra. La programación nocturna fue cerrada por varios actores de la Compañía Nacional de Teatro de México y de la Compañía Nacional de Teatro Clásico de España que interpretaron una antología de textos mexicanos y españoles sobre literatura del Siglo de Oro, en el espectáculo Sólo vinimos a soñar. La compañía local Corrales de Comedias Teatro representó la obra de Agustín Moreto, No puede ser el guardar una mujer, bajo la versión de Ernesto de Diego y la dirección de Antonio León.

De naipes y fulleros fue la producción encargada de realizar las visitas teatralizadas del Corral de Comedias de Almagro, basado en el universo del Quijote, con dirección y creación de Beatriz Naranjo, Carmen Villaverde y Javier Calzado.

 

La viuda valencianaLa viuda valenciana / MIC Producciones de Madrid

 

El Palacio de los Oviedo fue testigo de La viuda valenciana, de Lope de Vega. Un montaje de MIC Producciones, con versión y dirección de Borja Rodríguez. En él Lope nos habla de la decisión de la mujer sobre su vida y sobre su propio deseo. Y esta voz se eleva con una audacia que nos conmueve, como lo harían las mujeres de nuestro tiempo, clara y directa. Para finalizar en este espacio, Vanessa Martínez nos presentó una de las obras más emblemáticas de Tirso de Molina, Marta la piadosa. En ella se muestran varias mujeres poseídas por el deseo, la ira, la venganza, o en el caso de Marta, por la legítima necesidad de decidir su vida y su destino.

Crónicas anacrónicas de tres pícaros novohispanos, de Sistema de Teatro de la Ciudad de México, Teatro Clásico MX y Citru, a partir de entremeses novohispanos anónimos, con dramaturgia de Mariana Hartasánchez, y dirección de Antonio Algarra, fue la antesala para adentrarnos en una nueva edición del Certamen Almagro Off, que, en esta ocasión, inauguró la propuesta de Jóvenes Clásicos de Málaga, Numancia ocupada, de Rojas Zorrilla, versión de Sergio Rubio y dirección de Pedro Hofhuis.

En el apartado de espectáculos y actividades de acceso libre y gratuito, destacar en el Claustro del Museo Nacional del Teatro la proyección de la serie de televisión Juana Inés, producida por Canal 11 y Bravo Films (México). En el mismo espacio se hizo la lectura del IV Premio de Teatro Breve Francisco Nieva, a cargo del Centro Dramático Rural de Mira y dirección de Adolfo Simón. Un año más se llevó a cabo el encuentro Berenjenas con queso en torno al patrimonio teatral barroco español. El III Almagro íntimo. Homenaje a Antonio Gala se centró este año en un recital poético-musical con la escritora Nieves Fernández y algunos poetas de ámbito nacional. La cita dio lugar a un emotivo homenaje al escritor ciudarrealeño afincado en Andalucía, Antonio Gala. También se presentó el libro Moda y creatividad, de Lourdes Cerrillo Rubio.

La Iglesia de San Blas acogió el romancero sobre Sor Juana Inés de la Cruz, La décima musa o yo, la peor de todas, producida por Jacaranda 11 de Andalucía. La música en la época de Sor Juana Inés de la Cruz nos trajo al Coro Virreinal Rita Guerrero en un concierto organizado por la Universidad del Claustro de Sor Juana en México.

En la Plaza Mayor la compañía Samaruc Teatre de Valencia escenificó Coplas y romances de cordel. Romancero ONCE.

Teatro en los Barrios ofreció dos producciones. Una fue La dama boba, de Lope de Vega, con versión y dirección de Antonio Alcalde, y producida por Clásicos on the road de Madrid. La Bomba Teatro de México representó su propuesta Un banquete para el difunto Don Quijote, con dramaturgia de Alejandro Román y Luis Martín de Solís, y dirección de éste último.

 

Últimas noticias
Play
Play
Play
Play
Play