Masescena - Otras disciplinas

AÑO IV  Número 167

28 OCTUBRE 2020

 

En la presente temporada del Teatro de la Zarzuela la música vasca es protagonista indiscutible. Ya desde su apertura en octubre, se adivinaba la feliz intención con ‘El caserío’ de Jesús Guridi. Después llegaron los ‘Cuartetos vascos’ en uno de los conciertos del ciclo ‘Domingos de Cámara con Ñ’ que protagonizan agrupaciones compuestas por profesores de la Orquesta Titular del Teatro, ORCAM, y tras ellos ‘Mirentxu’, también de Guridi, en la primera ocasión que en el coliseo de la plazuela de Jovellanos se cantaba en euskera. Ayer fue el turno de la joven soprano navarra Andrea Jiménez, quien nos sumerjió dentro del Ciclo Notas del Ambigú, en el bello y electrizante universo del cancionero vasco. La intérprete estuvo acompañada al piano por Ramón Grau.

 

LETSGO, productora y promotora de espectáculos con gran proyección internacional, conocida por exitosos musicales como la saga The Hole, Dirty Dancing, El jovencito FrankensteinLa Familia Addams y Ghost, inicia su andadura en 2020 con la producción de obras de teatro de texto. Este nuevo proyecto arranca en colaboración del productor mexicano Claudio Carrera.

 

El próximo viernes 7 de febrero, a las 22:00 horas, el espacio Andrea D’Odorico acogerá el comienzo de la 2º edición de Jazzaescena, dentro de la programación de la temporada 2019/2020 del Teatro Español. Un ciclo que da cabida a los artistas jóvenes de jazz más destacados del panorama actual nacional. Un escaparate que nos mostrará las distintas actitudes que adoptan hoy en día las nuevas generaciones del jazz.

 

Este viernes 31 de enero a las 11.30h ha tenido lugar la rueda de prensa de presentación del espectáculo y la gira “Qué no daría yo por ser Rocío Jurado”. Un acto multitudinario en el que Rocío Carrasco se ha emocionado al hablar del espectáculo que ella misma ha creado y que recuerda el legado de su madre.

 

“Una deslumbrante ‘Doña Francisquita’ en Lausanne. ¡En el telón final, un verdadero delirio atrapa al público encantado con su descubrimiento!”, así describe el estreno de ‘Doña Francisquita’ en la Opera de Lausanne el crítico Paul-André Demierre en Crescendo Magazine. Y es que la obra compuesta por Amadeo Vives, considerada como una de las partituras más brillantes de nuestro patrimonio musical, con libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw inspirado en ‘La discreta enamorada’ de Lope de Vega y adaptado en esta ocasión por Lluís Pasqual, está causando auténtica sensación estos días en aquella ciudad suiza. El montaje del Teatro de la Zarzuela en coproducción con el Gran Teatre del Liceu y la Ópera helvética que ahora lo presenta, es el mismo que se estrenó en Madrid en mayo, y en octubre en Barcelona.

 

“Por favor, desconecta tu teléfono, será solo por un rato. Hazlo por la gente de tu alrededor y por ti. Basta de tantos inputs, de tanta información y de tanta prisa. Todo lo que estés viendo, por malo que sea, déjalo atrás e intenta que la emoción vaya por delante de la razón. Deja a tu adulto atrás. Vamos a parar y a vivir el momento. Bajemos el ritmo, aunque sea durante este rato que vamos a compartir. Que somos mucho más efímeros de lo que creemos. Que esto no sabemos cuánto dura, ni cuándo terminará. Aprovechemos que estamos vivos. Dejémonos de tonterías. Vamos a disfrutar. Compartamos momentos preciosos… y que empiece la CALMA!”. Guillem Albà, uno de los grandes referentes del clown de la escena española, regresa a las tablas madrileñas con su nuevo espectáculo, CALMA!, un solo sin palabras, cómico y poético, que podrá verse en el Teatro del Barrio cinco únicas funciones, del 18 al 22 de marzo, tras su estreno en Festival Temporada Alta LatinoAmérica 2019 y su paso por Buenos Aires, Montevideo, Lima y la Fira Tárrega.

 

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) en coproducción con el Teatro de la Zarzuela, presentarán el próximo lunes 3 de febrero (20h00), en el XXVI Ciclo de Lied, al barítono británico Simon Keenlyside junto a la pianista Caroline Dowdle. Ambos artistas abordarán un programa con lo mejor de la tradición musical romántica alemana y francesa a través de las páginas de Schubert, Ravel, Fauré, Poulenc y Debussy

 

Con una aparentemente simple manipulación del cuerpo, sin palabras, con objetos, Body Rhapsody es todo un recorrido desde el mimo clásico hasta los títeres corporales, en el que Hugo termina convirtiendo su cuerpo en un gran retablo donde se pasean exóticas y gráciles criaturas alienígenas que narran suaves historias poéticas en miniatura.

 

El Teatro de la Zarzuela cumplió 163 años el pasado mes de octubre, y aunque resulte sorprendente, en esa travesía de más de siglo y medio nunca fue programada una zarzuela que no fuera española. Ahora, con la presentación de ‘Cecilia Valdés’ en una nueva producción del teatro, es el momento de hacer historia. La obra de Gonzalo Roig, al igual que la novela de Cirilo Villaverde ‘Cecilia Valdés o la Loma del Ángel’ en la que se inspira el libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez-Arcilla, es tenida en Cuba como símbolo indiscutible de su cultura popular, de la peculiar identidad de esta isla caribeña. La zarzuela llegó a América por el éxodo masivo de españoles. Allí, en la orilla opuesta del Atlántico, la hicieron suya; arraigó de tal manera que en cada país surgieron multitud de obras propias –solo en Cuba hay registradas más de 3.000 partituras de teatro lírico–, composiciones que transformaron el género con historias y músicas distintivas de cada lugar. Con las trece funciones de ‘Cecilia Valdés’ programadas en el escenario de la calle Jovellanos entre el 24 de enero y el 9 de febrero, llega al fin la hora del ansiado viaje de vuelta. La hora del necesario retorno.