Masescena - "I love Madrid", viaje por una ciudad a través de la vida de sus migrantes

AÑO III  Número 137

03 ABRIL 2020
LA PRODUCTORA CINEMATOGRÁFICA KOTTOMFILMS SE SUMA AL PROCESO CREATIVO EN ESTA SEXTA ENTREGA DE I LOVE CITIES

"I love Madrid", viaje por una ciudad a través de la vida de sus migrantes

El pasado viernes se estrenó en las Naves del Español en Matadero, dentro de la programación perteneciente al Centro Internacional de Artes Vivas, el espectáculo audiovisual I love Madrid, del actor y director teatral cubano José Ramón Hernández Suárez. Se trata del sexto episodio de I love Cities, una serie escénica que propone una experiencia de viaje por una ciudad o comunidad a partir de las historias de vida de sus migrantes. Se podrá disfrutar de esta creación los días 13, 14, 15 y 17 de diciembre a las 20:30h en la Nave 10. Sala Max Aub.

El espectáculo se representa en la Sala Max Aub de Naves del Español y pertenece a la programación de Naves Matadero - Centro Internacional de Artes Vivas del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid
Esta pieza, fruto de la residencia artística de José Ramón Hernández Suárez, se enmarca dentro de Terreno Común, una iniciativa de la fundación Siemens Stiftung en co-producción con Naves Matadero

I love Madrid, al igual que el resto de capítulos de la serie, es una páctica subversiva del afecto y la mirada que ironiza la relación turística con lo visible o lo representativo de las ciudades. Su creador remarca que es un acto de excavación que trae a la superficie otras narrativas, subjetividades, cuerpos y voces. Personas migrantes, de la tercera edad, trabajadoras de un antiguo central azucarero, refugiadas políticas, trabajadoras domésticas, exprisioneras, líderes comunitarias, migrantes rurales, comunidad LGBTIQ, practicantes religiosas, latinas en Nueva York, haitianas en Montreal, chilenas y cubanas en Berlín, migrantes de las provincias orientales de Cuba en Australia (provincia de Matanzas, Cuba) y La Habana.
                                 
Tras I love Nueva York (2016), I love Australia (2018), I love Montreal (2018), I love Berlín (2019) y I love Habana (2019), la Nave 10 de Naves del Español en Matadero acoge el estreno de I love Madrid con una estrategia de trabajo y formato de presentación propio que parte de un proceso singular de investigación y creación. Cada episodio va reescribiendo y afectando a la propia conceptualización de la serie. Este espectáculo audiovisual ha contado con el trabajo de la cubana Yohayna Hernández, teatróloga, colaboradora artística y gestora cultural que sitúa su trabajo entre la investigación, la creación y el pensamiento. Yohayna define I love Madrid como un arte ceremonial indisciplinar que a través de percepciones y metáforas va a llevar al espectador a conocer un Madrid ausente, invisible, una ciudad que nunca había imaginado hasta ahora.

Estamos ante el resultado de talleres creativos con migrantes, entrevistas en profundidad, residencias artísticas, derivas por las ciudades o comunidades, entrevistas con especialistas (historiadores, sociólogos, arquitectos), consulta de archivos históricos municipales o de investigaciones académicas sobre la inmigración en las diversas ciudades, datos estadísticos, escucha y levantamiento de espacios físicos, convivencias… Todo ello ha constituido los puntos de partida y las diversas herramientas para la conformación de cada episodio y, a un mismo tiempo, las puertas de hallazgo de sus protagonistas. Siempre actores no profesionales o expertos de vida.

Jessica Natividad Vallejo Salazar, Yeison Fernando García López, Guillermo Lázaro Fernández, Manuel Hernández Velez, Diana Rosa Suárez, Javier Puig Santo, Yicel Troya, Dadne Agustín Carbonell Fiol y Pablo son los migrantes protagonistas de esta historia. Mujeres y hombres que hacen una reconstrucción sensible de la ciudad.

I love Madrid forma parte del proyecto Terreno Común, una iniciativa de la Fundación Siemens Stiftung en co-producción con Naves del Español en Matadero dentro de la programación del Centro Internacional de Artes Vivas, del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, que proporciona un espacio de trabajo para que artistas latinoamericanos confronten e intercambien perspectivas con artistas locales. A través de la investigación artística, de la interacción con comunidades locales y de la producción artística, el proyecto ofrece un entorno de experimentación para la co-creación en un contexto cultural diferente, habitando posibles terrenos comunes.

En esta ocasión, el artista residente en Naves Matadero ha sido el cubano José Ramón Hernández Suárez, que coordina la plataforma escénica experimental Osikan, un proyecto de investigación escénica en el que artistas indagan en temas de la sociedad cubana actual y discuten la potencia del teatro contemporáneo para intervenir los procesos sociales desde estrategias de lo sensible.

José Ramón Hernández define I love Madrid como “arquitecturas del deseo que no aparecen en los mapas ni en las guías turísticas, que no se venden ni se compran.” Aquí la poesía de Nicolás Guillen estalla en la mirada y el cuerpo de Yeison, como una cumbia colombiana, borracha de alegrías y nostalgias. Y para las fiestas y el sexo nos vamos hoy a los cementerios. Eso nos dice el tío Guille, mientras sonríe, y nos muestra su San Lázaro de nariz mutilada. Desde la única ventana abierta de un Madrid invernal, Naty contempla la ciudad, “como el primer amanecer del mundo”. Y poco a poco las llagas en el cuerpo de su hija desaparecen.

Al proceso creativo de este episodio también se ha sumado la productora cinematográfica KOTTOMfilms, creadora de películas experimentales como Malditos o Auspìcio. Ángel Esteban y Elena Goatelli son los encargados de generar estos proyectos documentales y de creación. Para ellos, "la residencia artística en Naves Matadero junto con el artista cubano José Hernández les ha abierto a nuevas posibilidades expresivas y narrativas, influidas por su particular manera de entender el teatro, la performance y la vida. Hemos empezado a mirar en lugares que hasta entonces habían pasado desapercibidos. Los encuentros, las conversaciones, las emociones desveladas, los rincones inéditos de una ciudad que pensábamos había saciado nuestra mirada después de tantos años viviendo Madrid. Todo confluye en un ritual donde las imágenes que hemos ido componiendo cobran nuevos significados.” Definen I love Madrid como un collage de emociones, de imágenes, palabras, danza y músicas frente a una interpretación inédita de la ciudad de Madrid.