Masescena - Danza

AÑO VI  Número 275

26 NOVIEMBRE 2022

"Nos encontramos ante una búsqueda en torno al deseo que parte de la intuición de que su origen y sentido está relacionado con un estado al que solo podemos acceder a través del cuerpo. Los cuidados, la represión, la ternura, la violencia; una relación carnal desde la que afloran imágenes capaces de restituir un pasado que no llegamos a comprender. Al intentar hacerlo, tanto su forma más carnal como la más trascendental se revelan como dos caras de una misma moneda. Y es que, dulce y amargo, plenitud y falta, desear nos recuerda la vulnerabilidad de la condición humana". Con estas palabras se acerca Rocío Molina a su último espectáculo, Carnación, que se estrena en España en el marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla el próximo 30 de septiembre. El estreno mundial de la pieza tuvo lugar en la Bienal de Danza de Venecia el pasado mes de julio, donde la coreógrafa malagueña se alzó con el León de Plata, un galardón que reconoce "un lenguaje artístico propio" a cargo de "una joven radical del flamenco internacional" que está "recreando la tradición desde una aguda perspectiva contemporánea".

"Una de las cosas que me hizo tomar la decisión de volver a Madrid después de mis años en Londres fue que me dieron una beca para el desarrollo de nuevas dramaturgias en Espacio de Teatro Contemporáneo de la Sala Cuarta Pared. Yo era coreógrafo pero siempre me había gustado la literatura. Estuve casi un año asistiendo a sesiones junto a los otros cuatro dramaturgos seleccionados con Borja Ortiz de Gondra como tutor. Allí empecé a desarrollar algunas de las cosas que luego formarían parte de mi lenguaje escénico en los años siguientes: la relación entre danza y palabra, la búsqueda de las pequeñas variaciones en la repetición, la indagación en los extremos de la velocidad del movimiento (la cámara lenta y el frenetismo) y la tensión que surge entre la rigidez de los códigos y lo inasible de la emoción que les da sentido. En ese sentido, La Cuarta Pared fue una de mis primeras casas. En la presente retrospectiva presento cinco piezas en las que recogí algunos de estos intereses en diferentes momentos de mi trayectoria". Con estas palabras se acerca Jesús Rubio Gamo al ciclo que, del 22 al 25 de septiembre, le dedica la sala madrileña. 

El presente es el origen de lo que será el mañana. No se trata solo de mirar atrás, sino de celebrar el ahora, recogiendo la herencia de todas las semillas plantadas que a día de hoy son cosecha.Hoy es el día de la vendimia. Hoy es el día de la recogida de los frutos. Hoy celebramos todas las labores realizadas. Celebramos el origen. Hoy empieza todo.

El Teatro de la Zarzuela de Madrid ha sido el escenario escogido por el Ballet Nacional de España para la puesta de largo de presentación de su nueva temporada. Rubén Olmo, director de la compañía, ha sido el encargado de desgranar la programación y giras, tanto internacionales como nacionales, de la compañía. A su lado, Joan Francesc Marco, director general del INAEM, quien ha recalcado que la compañía ha presentado su nueva temporada en su propio teatro, comprometiéndose a ampliar los días de estancia del ballet en sus instalaciones para futuras temporadas.

Con la intención de exponerse tal y como es, liberarse de la inseguridad y las dudas y reafirmarse en su baile, Lucía Álvarez ‘La Piñona’ lleva a cabo Insaciable, un espectáculo que define como “un destape emocional, corporal y artístico” y en el que la artista explora sus propios límites profundizando física y emocionalmente en el movimiento, ya sea para llevarlo a su máximo exponente o para vaciarlo del todo. “Dispuesta a empaparse, tambalearse, seducir y desplomarse”, tal y como ella misma reconoce.

Mañana martes, 6 de septiembre, Oryan Yohanan propondrá nuevas perspectivas y puntos de partida hacia nuevos procesos artísticos compartiendo su conocimiento con los profesionales del sector. Las propuestas que se trabajarán plantean retos de todo tipo —resistencia, flexibilidad, escucha— e invitan a pensar sobre la práctica como bailarines y ‘performers’.

El bailarín y coreógrafo abulense Cristian Martín dejó atrás hace tiempo la etiqueta de joven con proyección para reafirmar su condición de artista consagrado en la danza española actual. Colaborador habitual del granadino Daniel Doña, de cuya compañía, DDCdanza, forma parte desde hace años, y con quien ha puesto en marcha la iniciativa La Itinerante para talentos emergentes de Granada, donde reside, es un consagrado y atrevido creador. Tras sus piezas S E R y Márgenes, estrenadas con su propia compañía, Proyecto Lanza, ahora ha levantado un nuevo espectáculo, A golpes.  

El compás de la temporada 2022/2023, que el Ballet Nacional de España inaugura el próximo 8 de septiembre en Teatros del Canal de Madrid, lo marcará un paso a dos de tradición y renovación de la danza española. El director, Rubén Olmo, reivindica la necesidad de recuperar los clásicos sin perder de vista las nuevas corrientes mediante la presentación de tres estrenos absolutos y la recuperación de dos obras del repertorio.

El bailaor José Manuel Álvarez -también conocido por haber sido el coreógrafo de Rosalía- trae por primera vez a Barcelona su espectáculo Bailes colaterales, al Palau de la Música Catalana el próximo 2 de septiembre a las 21h. En este montaje de gran formato el artista sevillano y criado en L’Hospitalet explora lahibridación del flamenco con la danza española desde una perspectiva contemporánea. Es por ese motivo que Álvarez se rodea de un colectivo de distintas procedencias artísticas, desde el flamenco más tradicional hasta la dramaturgia más contemporánea.

La Sala Negra de Teatros del Canal se convierte en el epicentro de la 14ª edición de Canal Baila, donde diez compañías, nueve españolas y una italiana, que han formado parte de las residencias artísticas del Centro Coreográfico Canal en el último año, mostrarán sus trabajos entre el 1 de septiembre y el 23 de octubre.