Masescena - La bailaora y coreógrafa Vanesa Aibar estrena «Sierpe», su primera obra en solitario

AÑO V  Número 223

28 NOVIEMBRE 2021
EL 22 DE MAYO EN EL FESTIVAL MADRID EN DANZA

La bailaora y coreógrafa Vanesa Aibar estrena «Sierpe», su primera obra en solitario

“Mi fascinación por la estética me permite conocerme y mostrar sobre la escena qué tipo de mujer soy y qué flamenco muestro sobre el escenario”. Así se define la bailaora y creadora Vanesa Aibar, que presenta Sierpe, su primer espectáculo en solitario, el próximo sábado en el Centro Cultural Pilar Miró, dentro del Festival Madrid en Danza.

Madrid en Danza acoge la primera propuesta en solitario de la creadora jienense, que habla de la figura de la mujer en la mitología a través de la danza

Sierpe, estrenada en Rotterdam en 2019, es una obra basada en la serpiente, ese animal venerado y temido por igual, desde la Antigüedad. Una clara protagonista de multitud de leyendas y mitos con un simbolismo ambivalente, rico y complejo. En sus diferente acepciones es la imagen de la energía y de la fuerza, alegoría de la sabiduría, emblema amenazante y signo inequívoco del mal; efigie de la deidad y símbolo de la vida renovada y la resurrección; evocación suprema de la tentación y el pecado; protectora de todos los seres o personificación del poder femenino.

Todo ello es lo que quiere transmitir Vanesa Aibar en esta propuesta mediante una analogía entre la serpiente y el relato mítico de la bailaora. La mujer se muestra con un perfil romántico y representando a una fémina extremada, poderosa, carnal, pecaminosa. Una narrativa en la que el baile se apoya en la guitarra de José Torres Vicente y el cante de Rocío Guzmán y Tremendo hijo.

 

SIERPE Vanesa Aibar Foto.raquelalvarez

 

Sierpe, una investigación coreútica multidisciplinar

Sierpe tiene tras de sí un importante trabajo de investigación coreútica y musical, que parte de los códigos musicales y dancísticos del flamenco y plantea una reflexión. La vigencia de los mitos y los arquetipos asociados a la feminidad, los roles de género, la representación romántica de la bailaora, la colisión de fuerzas, la lucha de contrarios, los mecanismos de coerción, las estrategias de emancipación y la construcción de la identidad se van desgranando a través de la danza de Aibar.

Vanesa Aibar se sirve del rito, la convención social, como modo de asistir a una representación en la que, escena a escena, la figura de la mujer va evolucionando y condensando en cada movimiento, en cada fase, un personaje diferente. Tanto en lo formal como en lo conceptual, propicia la alteridad y la otredad: la condición de ser otro, de ser en el otro.

Una de las piezas en las que se expone en escena todo este trabajo conceptual es la bata de cola de cables con las que se inicia la acción. Una pieza diseñada ex profeso por la artista plástica Susana Guerrero, cuyo trabajo se centra en la mitología, interés que desarrolló durante su estancia en Grecia.

Guerrero transforma el mito rescatando relatos antiguos para reconstruirlos desde la actualidad, una especie de arqueología emocional que reinterpreta la leyenda y la alimenta desde la propia experiencia, impregna todo con la genealogía de los materiales y su carga poética y simbólica, y utiliza los rituales en los procesos de creación, convirtiéndolos en reliquias domésticas. Las visiones de ambas artistas confluyeron durante el proceso de investigación de Sierpe y articularon una colaboración que conformó la bata de cola de cables, pieza central de la obra. Para su confección, ambas ahondaron en las historias en torno a la mujer y a la mitología clásica, sobre la que se sustenta Sierpe, e iniciaron un trabajo de creación conjunto en torno a su confección, elaborada en un proceso en el que participaron otras  mujeres cercanas a ambas creadoras.

 

Vanesa Aibar

Bailaora y creadora que desarrolla su trabajo a partir del flamenco hasta desembocar en una danza moderna, libre, estética y de cualidades técnicas envidiables, tal y como la ha definido la crítica especializada. La coreógrafa de origen jiennense ha colaborado en diversos proyectos de artistas como Carmen Linares, Mayte Martín y la Royal Concertgebouw, Blanca Li o Eva Yerbabuena, y recientemente, con el trompetista de jazz iraquí-estadounidense Amir Elsaffar.

Como coreógrafa, ha creado para otras compañías EviscerArte, presentado en Festival Flamenco de Chicago; El Espejo, pieza creada para la Compañía Danza Mobile de Sevilla y premiada en el III Certamen Coreográfico del Distrito de Tetuán en Madrid; y en solitario, Mujer en Azul, galardonada en el XVI Certamen de Flamenco de Madrid con el Primer Premio de Coreografía de Solo.

La culminación de su forma de entender la danza llega con sus espectáculos en solitario: Sierpe (2019), Liminal (2019) y Áspid (2020), Mejor Espectáculo para Espacios no Convencionales por la Asociación de Profesionales de la Danza en Andalucía. Actualmente se encuentra inmersa sendos procesos creativos: La Reina del Metal, en colaboración con el músico castellonense Enric Monfort, y Todas las noches, con la coreógrafa Sara Cano, como artistas residentes en los Teatros del Canal.

Últimas noticias
Play
Play
Play
Play