Masescena - La Compañía Nacional de Teatro Clásico llega a Almagro con un homenaje a su creador, Adolfo Marsillach, "hombre clave para entender el verso y esta profesión"

AÑO VI  Número 260

13 AGOSTO 2022
EL ESPECTÁCULO LLEVA POR TÍTULO "ADOLFO MARSILLACH SOY YO"

La Compañía Nacional de Teatro Clásico llega a Almagro con un homenaje a su creador, Adolfo Marsillach, "hombre clave para entender el verso y esta profesión"

Momento de la rueda de prensa celebrada esta mañana en el Corral de Comedias de Almagro

La Compañía Nacional de Teatro Clásico, dirigida por Lluís Homar, ha presentado esta mañana en rueda de prensa una de las propuestas que este año trae al Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Se trata del homenaje a su creador, Adolfo Marsillach, quien la fundara allá por el año 1986.

La compañía estatal estará presente en el Festival con otros tres montajes, El diablo cojuelo, El burlador de Sevilla, y Lo fingido verdadero

Como anfitrión ha ejercido el director de la cita estival, Ignacio García, quien ha afirmado que el eje vertebrador del festival es la CNTC. Un año más ha agradecido la presencia de la compañía estatal, colectivo que hace verdaderos encajes de bolillos para poder llevar a la localidad manchega los mejores estrenos del año y lo mejor de su producción actual.

A la cita de presentación han acudido Carlos Hipólito, Adriana Ozores, Blanca Marsillach, María Hinojosa Montenegro y Dani Espasa, además de los mencionados Lluís Homar e Ignacio García. Homar se ha referido a la producción Adolfo Marsillach soy yo como un espectáculo hecho a medida para Almagro, y ha recordado una máxima de Marsillach: "El peor enemigo es el aburrimiento. Hay que divertirse". También ha afirmado que nunca será suficiente el agradecimiento y los homenajes que se hagan a la figura de Marsillach.

Tanto Adriana Ozores como Carlos Hipólito han ensalzado esa parte más humana del protagonista, su pasión por el teatro, y la renovación que de él hizo, no olvidando que Marsillach no sólo hizo teatro clásico, y por ende fundó la compañía nacional, sino que, además, su carrera estuvo llena de estrenos revolucionarios e innovadores que hicieron de su figura un hombre dedicado en cuerpo y alma a esta profesión. Hipólito también destacaba sus participaciones en televisión, y en zarzuelas, otra de las pasiones de Marsillach y que queda reflejada en este homenaje de la CNTC. 

Con dramaturgia de Xavier Albertí y dirección de Lluís Homar, Adolfo Marsillach soy yo es un montaje íntimo en el que el público podrá conocer mejor a través de sus escritos a una de las figuras más representativas del teatro contemporáneo en español. «Son textos realmente hermosos que nos permiten ver la lucidez, inteligencia y vigencia de una mirada tan sabia y necesaria como la de Adolfo Marsillach», según explica Lluís Homar.

Un elenco conformado por Núria Espert, Carlos Hipólito, Lluís Homar, Natalia Huarte, Blanca Marsillach y Adriana Ozores darán voz a algunos textos representativos del pensamiento y personalidad de Adolfo Marsillach.

En palabras de Lluís Homar, «los ocho intérpretes que participamos en el homenaje decimos los textos, sin recreaciones ni fragmentos de obras. Es como si fuera una noche con la parte más íntima de Adolfo. Hay unos textos que hablan de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Hay un momento que habla con su gato. ​Es algo muy sencillo e íntimo. Con el lema Adolfo Marsillach soy yo queremos transmitir que sus palabras son nuestras palabras».

La música tiene un papel importante que nos recuerda la faceta de Adolfo Marsillach como director de ópera o zarzuela con la inclusión de varias piezas de las obras que él dirigió: el cuplé Comunista, la habanera «L'amour est un oiseau rebelle» («El amor es un pájaro rebelde») de la ópera Carmen, el vals de Neptuno «De los mares, rey me llaman» de El año pasado por agua, o seguidillas de El chaleco blanco. Canta María Hinojosa Montenegro acompañada al piano por Dani Espasa.

En definitiva, un homenaje merecido de la Compañía Nacional de Teatro Clásico a su fundador, Adolfo Marsillach, «un hombre integral que tenía esa mirada ancha para abarcar todo», según recuerda el actual director de la CNTC, Lluís Homar.

Podrá verse en el Teatro Adolfo Marsillach de Almagro (Antiguo Hospital de San Juan) los días 30 de junio y 1 de julio a las 22.45 horas.

 

Programación en Almagro de la CNTC

La Compañía Nacional de Teatro Clásico ha programado 4 montajes, en el marco del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, en el Teatro Adolfo Marsillach, sede de verano de la CNTC. A continuación de Adolfo Marsillach soy yo, se representará El Diablo Cojuelo, de Vélez de Guevara, los días 3 y 4 de julio. Un montaje que continúa su gira nacional con la compañía de payasos Rhum & Cia jugando con las fronteras entre el clown y el teatro clásico. La dramaturgia corre a cargo del recién galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2022, Juan Mayorga, y la dirección es de Ester Nadal.

La siguiente cita es El burlador de Sevilla, atribuía a Tirso de Molina, que llega al Teatro Adolfo Marsillach los días 9 y 10 de julio, tras su estreno en el Grec 2022 Festival de Barcelona. El montaje, con versión y dirección de Xavier Albertí, busca huir de censuras morales para hablarnos del deseo y de cómo este ha sido reprimido durante siglos. Mikel Arostegui Tolivar interpreta a Don Juan, mientras que Isabel Rodes encarna a Tisbea, una de las mujeres burladas, y Rafa Castejón es Don Gonzalo de Ulloa.

Por último, la presencia de la CNTC en Almagro concluye con la representación, entre el 15 y el 24 de julio, de Lo fingido verdadero, de Lope de Vega, obra que ha sido representada en diferentes ciudades españolas. Con dirección de Lluís Homar, este título metateatral es un homenaje del gran dramaturgo áureo al teatro llevando a las tablas la historia de San Ginés, patrón de los actores. Ignacio Jiménez interpreta a Ginés, mientras que Arturo Querejeta encarna a Diocleciano y María Besant es la pareja del emperador, Camila.   

 

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play
Play