Masescena - «El bar que se tragó a todos los españoles» y «La mort i la donzella» triunfan en los XXIV Premios Max

AÑO V  Número 218

20 OCTUBRE 2021
JOAN CARRERAS Y MIREIA AIXALÀ OBTUVIERON SENDAS ESTATUILLAS COMO MEJOR ACTOR Y ACTRIZ RESPECTIVAMENTE, EN UNA EDICIÓN QUE RECALÓ POR TERCERA VEZ EN BILBAO

«El bar que se tragó a todos los españoles» y «La mort i la donzella» triunfan en los XXIV Premios Max

Previous Next

Veintitrés manzanas enmascaradas se repartieron anoche en el Teatro Arriaga de Bilbao en el marco de los XXIV Premios Max de las Artes Escénicas, organizados por la Sociedad General de Autores (SGAE). Bajo la dirección artística de Calixto Bieito, la gala buscó ser dinámica, entre otras cosas, prescindiendo de la figura del presentador, aunque finalmente no consiguió que premiados y premiadas se acotaran al minuto de discurso recomendado por la organización. El momento más emocionante de la velada estuvo protagonizado por la actriz Gemma Cuervo, quien recibió el Max de honor y en su discurso no dudó hasta de piropear al teatro bilbaíno. El público en pie le concedió la ovación más cerrada de la noche que arrancó puntual, a las 20.00 horas, con el actor Asier Etxeandia interpretando “Bilbao song”, escrita por Bertold Brecht.

La Premio Nacional de Danza Iratxe Ansa fue distinguida como mejor bailarina, mientras que Iván Villar consiguió el primer galardón para un intérprete de folclore gallego

Las categorías técnicas fueron las primeras en dilucidar quién sería el poseedor de la estatuilla diseñada por Joan Brossa y en los primeros acordes del evento, pareció que éste iba a tornarse reivindicativo ante los ojos del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta. Una pegatina negra con una cruz blanca que hacía alusión al contencioso por la titulación de Formación Profesional exigida a los técnicos en la Oferta Pública de Empleo de 2018, fue el símbolo, aunque los discursos de los dos primeros premiados, Deborah Macías (“NISE, la tragedia de Inés de Castro”) y Juanjo Llorens (“La mort i la doncella”), fueron más elocuentes a ese respecto.

De esta manera, la producción del Institut Valencià de Cultura abría su palmarés que se coronó con tres galardones, incluyendo el de mejor espectáculo de danza y mejor coreografía para Asun Noales, quien reivindicó que “de lo pequeño pueda salir algo grande”. La otra gran ganadora de los XXIV Premios Max fue “El bar que se tragó a todos los españoles”, cuya singladura en el palmarés arrancó con el galardón al mejor diseño de espacio escénico para Alejandro Andújar y se alzó con el premio al mejor espectáculo de teatro y a la mejor autoría teatral para Alejandro Sanzol, que cerró la noche.

El resto de los galardones quedaron muy repartidos entre las diferentes categorías en liza. El premio a la mejor labor de producción recayó en Nueve de Nueve Teatro (“Con lo bien que estábamos”), mientras que Deabru Beltzak (“Symfeuny”) redondeó las celebraciones por sus bodas de plata con el Max como mejor espectáculo de calle. Por su parte, Beon Entertainment recibió su ‘manzanita’ como mejor espectáculo revelación por “Antoine”.

 

Interpretaciones protagonistas

El lenguaje universal de la danza, sin embargo, adoptó acentos con resonancias vernáculas. Por primera vez en la historia de los Max, un intérprete de danza de raíz gallega recibió el galardón como mejor intérprete masculino de danza: Iván Villar (“Leira”) de Nova Galega de Danza. En la terna se encontraban Jesús Carmona –Premio Nacional de Danza 2020 y Premio Benois de la Danse 2021- y Daniel Abreu –Premio Nacional de Danza 2014 y Max en 2018-. El duelo en la categoría de intérprete femenina de danza al que aspiraban las guipuzcoanas Lucía Lacarra –Nijinsky 2002, Benois de la Danse 2003 y Nacional de Danza 2005- e Iratxe Ansa, con permiso de la catalana Melania Olcina, se saldó a favor de Ansa –Premio Nacional de Danza 2020-, por su interpretación en “Al desnudo”.

En el terreno teatral, Joan Carreras (“Història d’un senglar”) se alzó con el galardón a mejor actor, mientras que la también catalana Mireia Aixalà (“Les tres germanes”) recibió la distinción como mejor actriz. Nao Albet y Marcel Borràs (“Atraco, paliza y muerte en Agabnäspach”) se hicieron con el Max a la mejor dirección de escena, a la par que Xirriquiteula Teatre (“Laika”) vio reconocida su apuesta como mejor espectáculo para público infantil, juvenil o familiar. El mejor espectáculo musical o lírico recayó en Demode Produkzioak por “Kutsidazu bidea, Ixabel”, novela de Joxean Sagastizabal que ya había sido adaptada al cine anteriormente.

El tramo final de la velada sirvió para descubrir que Fernando Delgado-Hierro (“Los remedios”) había sido reconocido como mejor autor revelación, Mariano Marín (“Con lo bien que estábamos”) como autor de la mejor composición musical para espectáculo escénico y el trío Marc Artigau, Cristina Genebat y Julio Manrique (“Les tres germanes”) como mejor adaptación o versión de obra teatral.

Dentro de las categorías especiales, además del sentido reconocimiento a la actriz Gemma Cuervo, Teatro Estudio de San Sebastián, con más de cincuenta años a sus espaldas, recibió el Max aficionado o de carácter social, con un discurso en el que su fundador y director, Manolo Gómez, reivindicó el teatro amateur. Además, el Max del público recayó en “La vida empieza hoy” de Teaser films.

La gala hizo diversos guiños a la cultura vasca con la participación del bertsolari Jon Maia, el escritor Bernardo Atxaga, la compañía de danza donostiarra Lasala dirigida por Judith Argomaniz, la bailaora bilbaína Adriana Bilbao –nieta del mítico futbolista del Athletic de Bilbao Telmo Zarraonaindia- y estuvo amenizada además por la artista travesti Yogurinha Borova con su alegato contra la homofobia, entre sus varias intervenciones. El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, encabezó la presencia institucional, que contó con el delegado del gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, el consejero de Cultura del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, la diputada de Cultura Lorea Bilbao y el alcalde de la villa, Juan Mari Aburto, recibidos por el presidente de la SGAE Antonio Onetti y el presidente de la fundación SGAE Juan José Solana. Y si la ceremonia empezó con Asier Etxeandia, de la misma manera finalizó dos horas y cuarto después, con el actor bilbaíno interpretando la canción “Baga, biga, higa” –secundado por el coro infantil de la Sociedad Coral de Bilbao- del siempre recordado cantautor Mikel Laboa.

 

Reacciones de los protagonistas de la noche

IVÁN VILLAR. MAX AL MEJOR INTÉRPRETE MASCULINO DE DANZA

“Casi no me lo puedo creer. Creo que es la primera vez que le dan el Max a un intérprete de folclore gallego. Es un premio a nuestra tradición folclórica gallega”.

IRATXE ANSA. MAX A LA MEJOR INTÉRPRETE FEMENINA DE DANZA

“Nunca nos habíamos planteado hacer un espectáculo de ‘full night’ y en “Al desnudo” nos mostramos en escena tal cual somos. Estamos solos Igor [Bacovich] y yo. Nunca sabes hasta dónde te puede llevar una obra y con “Al desnudo”, todo están siendo alegrías”.

JOAN CARRERAS. MAX AL MEJOR ACTOR

“Antes de la pandemia tenía tres proyectos y luego quedó solo este monólogo. Después de un año tan duro, es una alegría esta manzana que es metálica, pero sabe muy bien”.

ASUN NOALES. MAX MEJOR COREOGRAFÍA

“Este Max tiene que servir para que “La mort i la doncella” tenga la oportunidad de salir de la Comunidad Valenciana al resto de teatros de España”.

 

 

   Listado de Ganadores   

 

 

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play