Masescena - El Festival de Otoño levantó el telón de su 38º edición con lo último de Àlex Rigola y el teatro de objetos de Oligor y Microscopía

AÑO IV  Número 172

30 NOVIEMBRE 2020
ESTE PASADO JUEVES 12 DE NOVIEMBRE

El Festival de Otoño levantó el telón de su 38º edición con lo último de Àlex Rigola y el teatro de objetos de Oligor y Microscopía

El 38º Festival de Otoño arrancó el pasado jueves 12 de noviembre en una edición que, como afirma su director Alberto Conejero “se presenta más necesaria que nunca”, y en la que los espectadores podrán disfrutar de la creación escénica contemporánea en toda su riqueza y diversidad. Un primer fin de semana que estuvo marcado por el apoyo decidido a los creadores españoles como signo de identidad del Festival.

Más de 50 propuestas artísticas y una variada oferta de actividades transversales tendrán lugar en 22 espacios de la Comunidad de Madrid hasta el próximo domingo 29 de noviembre

Shaday Larios, de la compañía mexicana Microscopía, y Jomi Oligor, de Hermanos Oligor, referentes internacionales del teatro de objetos, aterrizaron por primera vez en el Festival de Otoño con el estreno en Madrid de La melancolía del turista, que dió el pistoletazo de salida el jueves 12. Desde ese día hasta el 22 de noviembre (De martes a sábado a las 18.00h y los domingos a las 17:00h) en la Sala de Hormigón – Nave 10 de las Naves del Español en Matadero, 42 espectadores por función podrán ver este viaje íntimo celebrado por el público y la crítica, que hace desfilar en escena fotografías, postales, juguetes, miniaturas, sombras chinescas y músicas que susurran.

En su jornada inaugural, el festival también propuso en el Teatro de La Abadía la puesta en escena por primera vez en Madrid del proyecto de teatro documental y vivencial Un país sin descubrir de cuyos confines no regresa ningún viajero, de Àlex Rigola. “Me propusieron hacer un espectáculo sobre la muerte y nos ha salido un espectáculo sobre el individualismo, el neoliberalismo, la familia, lo inmaterial, la humanidad, lo grupal, el existencialismo, la supervivencia, la amistad, el amor... Nos ha salido un espectáculo sobre la vida”, afirma el que es uno de nuestros directores españoles más internacionales sobre este montaje que se podrá ver, dentro del marco del Festival, hasta el 22 de noviembre (de martes a sábado, 20:30h y domingos, 19:30 h).

Los días 13 y 14 (19:30h) y 15 de noviembre (18:30h), en la Sala Juan de la Cruz, del Teatro de La Abadía, le tocó el turno a Luz Arcas y La Phármaco con el estreno absoluto de su último trabajo, Toná. En coproducción con Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, este espectáculo es una propuesta escénica que se aleja de narrativas convencionales y que ofrece al espectador a una experiencia poética, plástica e intuitiva. Para llevarlo a cabo, la bailarina y coreógrafa Luz Arcas, directora de la compañía ha contado con la fotógrafa Virginia Rota, colaboradora de La Phármaco desde sus inicios e implicada igualmente en otros proyectos escénicos; y la violinista y compositora Luz Prado, con la que Arcas ya había colaborado en su pieza La domesticación.

También los días 13 y 14 (20:00h) y 15 de noviembre (19:00h) visitó el Festival Teatro en Vilo, una de las compañías más interesantes del panorama teatral contemporáneo. La Sala Mirador acogió el estreno en Madrid de Hoy puede ser mi gran noche, recientemente galardonado con el Premio del Público en la 36º Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (MIT). Una fiesta teatral, un pieza cómica y musical y un ejercicio de autoficción donde Teatro en Vilo vuelve a desplegar toda la elocuencia de su poética teatral, la irreverencia, la ternura y el humor al que nos tienen acostumbrados.

Y en su primer fin de semana, el festival también acogió el estreno absoluto de La lámpara maravillosa, espectáculo inmersivo de grumelot, compañía de referencia en el panorama madrileño y nacional, a partir del texto de Ramón María del Valle-Inclán. Los días 14, 15, 21, 22, 28 y 29 de noviembre,de 12:00 a 18:30h, un coche conducido por un actor y ocupado por un grupo reducido de espectadores emprenderá un viaje de seis horas desde el Teatro de La Abadía hacia la sierra de Madrid. Simultáneamente, un equipo audiovisual transformará ese viaje en una experiencia digital para 90 espectadores que, desde sus casas, experimentan el movimiento desde la quietud.

No es el único espectáculo que este primer fin de semana del Festival de Otoño se pudo ver por la geografía de la Comunidad de Madrid. Ana Zamora y su compañía Nao d’amores visitaron el Teatro del Bosque de Móstoles el pasado 13 de noviembre para presentar el drama renacentista Nise, la tragedia de Inés de Castro, y el 14 de noviembre en el Centro Comarcal de Humanidades Sierra Norte de La Cabrera) y el 15 de noviembre en el Teatro Auditorio Federico García Lorca de Getafe, se pudo ver la pieza escénica de teatro de objetos M.A.R. Un discurso plástico a través del espacio, de Andrea Díaz Reboredo.

El comienzo del 38º Festival de Otoño también coincidió con el arranque de actividad en la Plataforma FO (www.festivalotono.com), donde se pudo asistir en streaming a parte de los espectáculos programados, seguir el viaje que nos proponen desde Dramaturgia Transmedia o acceder a piezas audiovisuales como Audioguía para supermercados en tiempos de pandemia, disponible del 14 al 29 de noviembre, en la que cabosanroque, uno de los dúos artísticos más estimulantes e inquietos de nuestra escena invitan a transformar el supermercado en espacio teatral. También a partir del 12 de noviembre el público del Festival podrá participar de la experiencia gratuita Teatro de guardia, en colaboración con el Teatro del Barrio, en la que por cita previa recibirá la llamada de una actriz o un actor –Javier Cámara, Alba Flores, Luis Bermejo, María Pujalte, Pepe Viyuela, Silvia Marsó, Fran Perea, Aitana Sánchez-Gijón o Israel Elejalde, entre otros– que compartirá un fragmento de una obra teatral o un poema que tenga un significado importante e íntimo para el intérprete.

Así mismo, este fin de semana fue la puesta de largo de la iniciativa Confín. Diez exploraciones escénicas sobre el límite, fruto de la apuesta por el apoyo al tejido creativo en el momento en el que estalló la pandemia. Tras lanzar en abril una convocatoria de creación que tenía como hilo conductor la exploración poética del tiempo presente, las políticas de clausura y el confinamiento, el Festival seleccionó diez proyectos para apoyar su producción, que serán exhibidos en Réplika Teatro y se podrán seguir en streaming en Plataforma FO. Este fin de semana fue el turno de Noli me (con)tangere, de Claudia Faci y Marta Azparren (13 de noviembre, 21:00h); Engrandecer la nada. Concierto sacro-electrónico sobre la muerte, de Irene Doher y El Primo de Saint-Tropez (14 de noviembre, 21:00h) y Ese toro que no veíamos, de Javier Ballesteros / MUJER EN OBRAS.

Finalmente, gracias a la colaboración del Festival de Otoño con Surge, este fin de semana se pudo ver el resultado de los Laboratorios de creación. DT Espacio Escénico acogió Catástrofe de María Cabeza de Vaca los días 13, 14 y 15 de noviembre y el Espacio Guindalera – Estudio Juan Codina Maternés de Lucía Miranda los días 14 y 15 de noviembre.

La programación completa de esta 38º edición del Festival de Otoño se puede consultar en la página web oficial www.madrid.org/fo. En ella se detallan también la información práctica y las medidas de seguridad implantadas en las salas para la contención de la covid-19. 

Noticias relacionadas