Masescena - Laila Ripoll: "El teatro es un enfermo crónico que no acaba de morirse nunca. Después de dos mil años de existencia tenemos que aguantar"

AÑO VI  Número 276

28 NOVIEMBRE 2022
DIRECTORA ARTÍSTICA DEL TEATRO FERNÁN GÓMEZ CENTRO CULTURAL DE LA VILLA DE MADRID

Laila Ripoll: "El teatro es un enfermo crónico que no acaba de morirse nunca. Después de dos mil años de existencia tenemos que aguantar"

En noviembre de 2019 se anunciaba públicamente el nombramiento de Laila Ripoll como nueva directora artística del Teatro Fernán Gómez CC de la Villa de Madrid. Desde entonces no ha parado de ocurrir hechos ajenos al teatro pero que han perturbado su normal funcionamiento. Y es que, como su propia protagonista comenta, después de haber superado una pandemia mundial, una filomena, y una guerra, lo único que desea es que la próxima temporada se desarrolle con absoluta normalidad. Pero una normalidad cien por cien "normal". 

Tener la oportunidad de charlar con Laila Ripoll es poder repasar la historia de nuestro teatro español más reciente. Son esas cosas que uno agradece y piensa que por qué no se había producido antes. Y es que engancha, te absorbe y embelesa. Y esa capacidad de compromiso con su profesión la contagia, y de qué manera.

El próximo miércoles 5 de octubre presentará los dos montajes con los que levanta el telón la Sala Jardiel Poncela: Proyecto Brújula II: Título en construcción y la reposición de Tea Rooms

Proyecto Brújula II: Título en construcción, con texto y dirección de Carolina Calema, cuenta en el elenco artístico con Mario Suárez, Fernanda Barrio y Jorge Parra. Una coproducción hispano-ecuatoriana, que cuenta con el apoyo de Iberescena. El montaje es un proceso creativo de investigación que tiene como premisa arrancar con el espacio escénico definido y no con el texto. Por ello, su título Contratiempo, así como su texto, aparecen a lo largo de este proceso creativo. El tema de la propuesta de esta pieza es la realidad virtual y la realidad tangible. Proyecto Brújula II se podrá ver del 6 al 9 de octubre de 2022.

Tea Rooms, de Luisa Carnés, regresa a esta sala tras el éxito conseguido la pasada temporada. Laila Ripoll versiona y dirige este montaje que produce este teatro del Área de Cultura, Turismo y Deporte. Las actrices que componen el elenco de la obra son Paula Iwasaki, María Álvarez, Elisabet Altube, Clara Cabrera, Silvia de Pé y Carolina Rubio. Luisa Carnés, considerada “la más importante narradora de la Generación del 27”, traza en esta novela un relato construido a partir de unos personajes claramente definidos, tratados con humanidad y comprensión. El montaje se desarrolla en la trastienda de un famoso salón de té de Madrid y cuenta la historia de varias mujeres, empleadas, mujeres acostumbradas a obedecer y a callar, a estirar el jornal. Son mujeres que sufren, que sueñan, que luchan, que aman… Y Madrid siempre de fondo, un Madrid convulso y hostil, enorme y vivo. Tea Rooms se podrá ver del 20 de octubre al 6 de noviembre.

 

Presentacion Temporada FGCCV 2022 2023Laila Ripoll, directora artística del Teatro Fernán Gómez, en la presentación de la temporada 22/23

 

Sobre Laila Ripoll

Adelaida Ripoll Cuetos, más conocida como Laila Ripoll, es directora de escena, profesora​ y dramaturga española. Su obra ha sido traducida al francés, rumano, portugués, italiano, griego, inglés y euskera.

Nace en Madrid en el seno de una familia vinculada al oficio del actor. Su padre, Manuel Ripoll, fue realizador y director de tv. Su madre, Concha Cuetos, ha hecho teatro, cine y tv desde 1962. Su hermano es el también actor Juan Ripoll.

Laila es titulada superior en arte dramático por la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) (1987). Estudió pedagogía teatral en el INAEM, interiorismo en la Escuela de artes aplicadas y oficios artísticos y teatro clásico español en la escuela de la compañía nacional de teatro clásico. Toda esta formación en diferentes disciplinas se unen en ella siempre en relación con el hecho escénico.

 

Directora

El teatro de Laila se caracteriza por la singularidad de su voz, que mezclando un tono propio, con un lenguaje expresivo y con el estudio de otras manifestaciones artísticas como la pintura, crea en el espectador la posibilidad de reflexionar sobre una verdad incómoda, normalmente relacionada con algunos de los asuntos que arrastra nuestra historia como lastre de la sociedad española desde hace ya demasiadas décadas.

Con sus puestas en escena, Laila trata de contar no sólo la fábula que aparece en las obras, sino cuál es su punto de vista sobre los temas que preocupan a la sociedad en la que vive.

Su teatro se preocupa esencialmente por los problemas colectivos. Su mirada huye del reducido ámbito de los sentimientos personales, para escudriñar las heridas, ocultas bajo aparatosos y sucios vendajes, pero aún no cicatrizadas, que padece la sociedad española. Esas heridas que casi nadie quiere mirar. Y mucho menos curar.

Laila hace un teatro para que reflexionemos y pongamos freno a los abusos que pone sobre el escenario.

Los colores que lleva a escena son principalmente marrones, grises, azules y blancos rotos. La atmósfera es más bien fría y borrosa, como quien mira a través de unas gafas viejas.

Los personajes están sucios y tristes, pero no se ponen delante del espectador para llegar a una versión mejor ni más perfecta de sí mismos, sino para denunciar su situación. Una situación que, aunque ficcionada en su obra, fue real hace no mucho tiempo y no muy lejos de aquí.

 

Laila RipollLaila Ripoll en fotografía de archivo

 

Micomicón

Adolfo Marsillach funda a finales de los 80 un curso en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, para formar a jóvenes actores para recuperar el patrimonio del teatro clásico español. Laila hace el curso y al terminar en 1991 crea la compañía de teatro Micomicón junto a otros compañeros del curso: Juanjo Artero, Isabel Gaudí y Jose Luis Patiño. Posteriormente se unieron Mariano Llorente y Santiago Nogales.

El ideal de esta compañía es tener a los clásicos españoles como máximos referentes culturales y estéticos. Poder hacer reflectaras de los clásicos españoles como veían que ya se estaba haciendo en otros países como Inglaterra con sus clásicos. Como La Royal o Declan Donnellan.

Dentro de la compañía Laila trabaja como actriz, directora de escena, escenógrafa, gestora, maestra de actores, dramaturga y dramaturgista; dependiendo del espectáculo.

La compañía lleva más de 25 años en activo y han estrenado más de 20 espectáculos, convirtiéndose en una de las compañías teatrales de referencia tanto en España, como en muchos países latinoamericanos.

Abarcan diversos tipos de espectáculos, clásicos, musicales, históricos. Dirigidos a público de todas las edades, sin especializarse en un público en concreto.

Dentro de su trayectoria nos podemos encontrar dos vertientes. Una más clásica y otra más contemporánea.

 

Vertiente Clásica

La idea es recuperar y llevar a escena el teatro clásico español. Desde el teatro popular de entremeses y mojigangas, pasando por la inmensidad de títulos de comedias del S. De Oro, llegando hasta la creación de nuevos textos, más relacionados con la actualidad.

La intención era hacer un teatro lleno de espontaneidad, pero también de disciplina. Lleno de libertad formal y de recursos actorales, basando sus esfuerzos en aunar en un todo indivisible, vanguardia y tradición. Deshaciéndose de todo lo que no aporte verdadero contenido y sea de interés para el público de nuestro tiempo. Único receptor de este teatro.

En definitiva, respetar el texto clásico restándole todo aquello que empobrezca el juego teatral.

 

Vertiente Contemporánea

Con esta otra vertiente la compañía busca un teatro del S. XXI, lleno de libertad formal donde convivan lo sagrado y lo tosco, el mito y la actualidad, la muerte y el chascarrillo. Teatro de texto, pero a la vez teatro del color, de la definición plástica, del valor de las texturas y de los materiales.

 

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play