Masescena - María Pagés: “El escenario es el lugar mágico, milagroso, donde todo es posible. Esa comunión que se crea con el espectador es única”

AÑO V  Número 214

20 SEPTIEMBRE 2021
EL CENTRO COREOGRÁFICO DE FUENLABRADA Y LA FUNDACIÓN QUE LLEVA SU NOMBRE GOZAN DE BUENA SALUD A PESAR DE LA COVID-19

María Pagés: “El escenario es el lugar mágico, milagroso, donde todo es posible. Esa comunión que se crea con el espectador es única”

Las diez de la mañana es la mejor hora del día para María Pagés. De pequeña tenía muy claro que quería ser bailaora. En esa misma etapa de su vida no tenía muchos juguetes, es por ello que no recuerda con cariño ninguno de ellos. La oportunidad más importante de su carrera artística le vino de la mano de Antonio Gades, que le hizo bailar un pequeño solo antes de tener su propia compañía. Pero reconoce que ha habido muchas oportunidades de mucha gente. Nunca se le ocurre de qué poderse disfrazar en carnaval. Cuando se encuentra sola de frente a un espejo lo que hace es ponerse las gafas. El rasgo físico del que se siente más orgullosa es la nariz. Es muy vergonzosa y muy tímida. Reconoce pasar vergüenza en muchas ocasiones. Cree que las dos cosas están conectadas. Un cante por Tarantos es su canción favorita. Tiene miedo a la incertidumbre. El miedo es algo en lo que están trabajando en profundidad en el proceso creativo de Paraíso de los negros. Sería capaz de mentir para salvar la vida a alguien. Y reconoce no perder los nervios. Al sexo masculino no le envidia nada, porque la envidia no conduce a nada, apostilla. La Declaración de los Derechos Humanos es el hecho de la humanidad que le produce mayor admiración, y la injusticia y la pena de muerte le produce mucho rechazo. Un refrán que le hace mucha gracia es el que dice “Dime de lo que presumes que te diré de lo que careces”. El hecho tecnológico que más le cuesta comprender es la bomba atómica. Reconoce que todos tenemos nuestro infierno particular, nuestro miedo. No le gustaría ser protagonista de ninguna película porque reconoce que se “chafaría”. Le gustaría pasar una noche con su padre, para conversar y hablar de cosas de las que no pudo. Y él ya no está... María Pagés llora, es llorona. María Pagés es la cabeza visible de un espacio cultural en el que cuando llegas te sientes como en casa. Y a eso ayuda, y mucho, un compañero de viaje muy especial, que habla de los proyectos y los logros con más pasión que la propia Pagés. Sería muy injusto no citarlo. Él es El Arbi El Harti.

Maria Pages5

María Pagés comenzó su carrera profesional con la compañía de Antonio Gades. De sus colaboraciones cinematográficas destaca su participación en Carmen, El Amor Brujo y Flamenco, de Carlos Saura. En el año 1990 creó María Pagés Compañía y desde esa fecha ha producido numerosas obras coreográficas. En 2002 concibe y coreografía Ilusiones FM para el Ballet Nacional de España, la Soleá, paso a dos, para Ángel Corella, así como El himno de Europa, que también interpretó junto a Tamara Rojo. 

Mikhail Baryshnikov invitó a María Pagés a crear en el BAC (Baryshnikov Arts Center) de Nueva York en el año 2007. De este encuentro artístico emanó la creación coreográfica de Autorretrato

En 2008 se estrena en el Tokyo lnternational Forum. Este trabajo supuso la expresión de un momento de reivindicación y plenitud artística de Maria Pagés. La obra contó con la complicidad del Nobel de Literatura José Saramago, que se involucró poniendo voz a su poema Ergo uma Rosa.

Ha colaborado con José Saramago, Oscar Niemeyer, Mikhail Baryshnikov, Plácido Domingo, Carlos Saura, Sidi Larbi Cherkaoui, Tamara Rojo, Ángel Corella… En enero de 2010 dirige la Gala Inaugural de la Presidencia Española en la Unión Europea, que tuvo lugar en el Teatro Real de Madrid. En esta gala comparte escenario con Tomara Rojo y crea una coreografía especial que ambas interpretan junto al Coro Nacional de España.

En este mismo año se estrena con gran éxito Soleá pas de deux en el City Center de Nueva York, coreografía que María Pagés crea para Ángel Corella. 

Maria Pages3

Mirada se estrena en Sevilla cerrando la temporada del Teatro de la Maestranza en junio de 2010, con el reconocimiento unánime de público y crítica.

Utopía, estrenado en el Centro Niemeyer de Avilés en octubre de 2011, es una declaración de principios con forma de baile flamenco, que nació de la admiración de la coreógrafa por el arquitecto y humanista brasileño Oscar Niemeyer (1907-2012), quien transmitió a Pagés, en distintos encuentros en su estudio de Copacabana, su mensaje de integridad, compromiso y solidaridad. Oscar Niemeyer escribe para Utopía el poema Es ahí donde quiero Vivir, que le da voz el artista brasileño Fred Martin.

En 2012 crea Casi divina, leve, donde interpreta junto a bailaores y músicos un espectáculo de gran potencia visual, que sintetiza y eleva el espíritu del flamenco.

María Pagés y su Compañía están comprometidos en una extendida labor social y solidaria. Trabajan en hospitales infantiles, centros de acogida para mujeres maltratadas, centros de personas con discapacidad, entre otros.

Con este espíritu, en 2013 María Pagés Compañía crea y estrena La alegría de los niños. Convencidos del papel que puede desempeñar la danza en la formación de los principios de la ciudadanía y en el fomento del respeto a la diversidad y del trabajo en equipo, María Pagés Compañía pone en marcha este espectáculo interactivo, pensado y desarrollado para el público familiar, y que pone el acento, precisamente, en la búsqueda de nuevos públicos. Espectáculo que comienza desde entonces a acompañar a la compañía en sus giras nacionales e internacionales, y que se presentó, además, en otros ámbitos y espacios de manera benévola. 

Maria Pages2

En la Bienal de Sevilla 2014, María Pagés presenta un nuevo espectáculo, creado específicamente para dicha participación en el reconocido evento internacional, sin duda uno de los más importantes en el mundo del flamenco. El título es Siete golpes y un camino y con él Pagés narra un recorrido a lo largo de los últimos 7 años, que constituyen una etapa clave tanto en su vida como en su carrera profesional.

Y poco después, en el mes de octubre, estrena en el Teatro Calderón de Valladolid su creación Yo, Carmen. Es una reflexión coreográfica que busca confrontar el mito de Carmen y despojar al público de esa imagen prefabricada que todos tenemos incorporada en nuestro universo cultural, para, desde ahí, levantar sobre el escenario una voz de mujer más certera, más veraz. Al tiempo, no sólo explora el deseo como una responsabilidad ética, sino que reivindica la vida, el placer, lo autonomía, la libertad y la felicidad como derechos fundamentales de todo ser humano.

Ese mismo mes, los días 17 y 18, el espectáculo viajó a Singapore (Esplanode-Theotres on the Bay), para la premiere internacional. Ambos estrenos han contado con una entusiasta acogida entre público y crítica.

En 2014 nace también Óyeme con los ojos, que se estrena el día 6 de diciembre en el Festival Temporada Alta de Girona. Esta obra que toma su título de un verso del poema "Sentimientos de ausente" de Sor Juana Inés de la Cruz, es una reflexión sobre la madurez, un monólogo donde la coreógrafa y bailaora recoge, expresa y comparte la vida a través de escenas dramatúrgicamente muy marcadas, tanto en lo coreográfico como en la música. Ritmo, cante y melodía, zapateado y percusión potentes, voces fuertes y delicadas a la vez, humor... todos interactúan. María se presenta aquí en su faceta más próxima, más cercana.

En octubre de 2015 ve la luz en Coslada No dejes que termine el día: María Pagés narra en clave coreográfica flamenca la vida como metáfora de la resistencia contra la mediocridad y el devenir como la encarnación de la voluntad de ser dueños de nuestro destino.

María Pagés recoge en esta obra pedazos de la memoria creativa, sentimental y humana de los más de 27 años de su compañía (1990-2017) como introspección en los pliegues de su madurez, como mujer y creadora. 

Maria Pages4

En 2016, coincidiendo con el programa cultural del Gobierno de España para siete ciudades de Marruecos, crea Rostros con la cual el 5 de mayo del mismo año inaugura en el Teatro Nacional Mohamed V, dicho programa. Desde el punto de vista dramatúrgico, esta dialéctica entre el pasado y el presente se narra mediante siete voces poéticas. Machado, Benedetti, Hernández, Wittman, Cervantes, Neruda y Lorca. De ahí que en Rostros literatura, música y danza se entrelacen de forma orgánica en cada movimiento, en cada palabra, en cada cante.

Rostros es el resultado de un trabajo de investigación y recuperación del patrimonio cultural español, que permite que la coreógrafa nos haga partícipes en su forma singular de entender el flamenco como un arte que como dice el filósofo andalusí lbn Arabi puede adaptarse a todas las formas sin perder su alma.

Sus últimas producciones han sido Dance of hearts y Una oda al tiempo, ambas en 2017. En el año de la pandemia ha estrenado Paraíso de los negros.

A través de ARTEDEA, asociación fundada por la coreógrafa, desarrolla una intensa actividad solidaria y formativa.

María Pagés actúa de manera permanente en lo sociedad civil, tanto a nivel del compromiso cívico artístico, como la implicación directa en espacios de actuación que le apelan.

Maria Pages1

Es miembro del Consejo Estatal de las Artes Escénicas, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España; Miembro del Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid; Directora de la Compañía Andaluza de Danza; Miembro de la Comisión Artística del Festival de Música y Danza de Granada; Miembro fundador de lo Academia de las Artes Escénicas de España; Funda lo ONG ARTEDEA (Asociación Arte y Dignidad en acción), 2013; Funda la ONG CAPAIUC (Centro para la Acción lntercultural Universitaria Ciudadana) 2014.

Y por si esta meteórica carrera fuera poco, María Pagés se embarca en uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera. El Centro Coreográfico María Pagés de Fuenlabrada. Nace de la voluntad de un ayuntamiento que hace suya la labor proactiva de un territorio en beneficio de la danza y de una coreógrafa que quiere ser útil a su comunidad y entorno, partiendo ambos de su innegociable compromiso ético con el patrimonio cultural y coréutico español y universal.