La maleta de Bly
ESTRENO ABSOLUTO, TRES ÚNICAS FUNCIONES LOS DÍAS 8, 10 Y 11 DE FEBRERO

BN El pintor Albert Boadella L

 

  • Una mirada crítica sobre la vida y obra del pintor Pablo Picasso, con libreto y dirección de Albert Boadella
       
  • Con música de Juan J. Colomer y coreografía de Blanca Li

 

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan el estreno absoluto de la ópera El pintor, con libreto y dirección de Albert Boadella y música del compositor Juan J. Colomer. Esta producción de los Teatros del Canal en colaboración con el Teatro Real, que se adentra en momentos cruciales de la vida del pincel más dotado del siglo XX, podrá ver en la Sala Roja en tres únicas funciones, los días 8, 10 y 11 de febrero.

Acompañando al elenco formado por Alejandro del Cerro como protagonista interpretando a Pablo Picasso; Josep Miquel Ramón en el papel de Mefisto; Belén Roig como Fernande; Toni Comas (quien ya trabajó con Boadella en Amadeu y El pimiento Verdi) como Apollinaire y Velázquez; Cristina Faus como Gertrude Stein e Ivan García como Jefe de tribu, está Manuel Coves como director musical con la Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid) y con el Coro de la Comunidad de Madrid bajo la dirección de Felix Redondo. La escenografía es de Ricardo Sánchez Cuerda, el diseño de vestuario es de Mercé Paloma, la iluminación de Bernat Jansa, las pinturas de Dolors Caminal y las imágenes proyectadas son de Sergio Gracia. Este montaje de tres actos también ha contado con Blanca Li como coreógrafa.

Sobre esta mirada crítica sobre la vida y obra de Pablo Picasso, Boadella apunta que “nadie le puede negar su trazo genial. Incluso en los centenares y miles de disparates aparece siempre un detalle de su infinita gracia. Desde la infancia parecía un ser nacido solo para pintar. Sin embargo, asistimos a la paradoja del pincel más dotado del siglo XX asestando el golpe letal al arte pictórico. A semejanza de un Atila de las artes, por allí donde pasó el Pintor no volvió a crecer la pintura. La convirtió en “artes plásticas” entregadas a la producción intensiva. Sometidas a las ocurrencias de la apremiante novedad. Cinco, diez, veinte obras diarias, y el mercado financiero se rindió exaltado y eufórico ante él. Ya no era el valor formal y emocional de la obra sino la pura especulación comercial dictando el camino de lo valioso y lo desechable. Con su prodigiosa astucia y el apoyo fiel de sus cofrades políticos logró ser ensalzado por los medios como el genio supremo. Fue el hombre anuncio de sus propios éxitos pero la culminación de su gloria llegaría con la apoteosis de lo monstruoso. Un aquelarre de formas descarnadas y desmedidas, regodeándose en un delirio de feísmo. ¿Existió alguna inspiración divina o diabólica que guio al Pintor hacia un éxito tan duradero? Esta ópera se adentra en estos momentos cruciales de su vida. Allí donde un artista decide entre la entereza o la declinación hacia el oro y la fama”.

En cuanto a la partitura, el compositor Juan J. Colomer señala que “Comienza con un lenguaje bastante tradicional, reminiscente de los periodos impresionista francés y nacionalista español, con apuntes musicales secos en clara alusión a la afición taurina que Picasso arrastró durante toda su vida, características que actúan a modo de leitmotifs para ayudar en la narrativa musical. A medida que la pieza va avanzando y el arte de Picasso va pasando por diversos períodos, así también la música va incorporando elementos más modernos y adaptándose a la realidad pictórica, utilizando por ejemplo una deconstrucción rítmica para emular el cubismo, todo ello conservando elementos temáticos característicos que nos permiten ver una evolución estilística en consonancia con el equivalente pictórico, pero siempre tratando de conservar la esencia de los personajes/temas originales”. No así el tratamiento vocal, “el cual se mantiene relativamente inalterado a través de toda la ópera. Un tratamiento vocal con un desarrollo melódico que da prioridad en todo momento al lirismo y la expresividad”.  Y termina diciendo “La decisión de usar un lenguaje más consonante que atonal es deliberada y responde al hecho de que Picasso, a pesar de evolucionar su pintura desde el realismo más tradicional hasta convertirse en el impulsor del modernismo, nunca llegó a hacer arte abstracto, y haciendo un paralelismo con la música, en mi opinión el atonalismo se identifica más con el arte abstracto que el figurativo”.

 

Nuevo
Buscador

Agenda cultural

La comedia de las mentiras
Teatro La Latina (Madrid)
Tiempo de silencio
Teatro de La Abadía - Sala Juan de la Cruz
Muñeca de porcelana
Teatro Bellas Artes (Madrid)
Un idioma propio (Escritos en la escena III)
Teatro María Guerrero - Sala de la Princesa (Madrid)
La cantante calva
Teatro La Latina (Madrid)
Olvidémonos de ser turistas
Teatro Español de Madrid - Sala Margarita Xirgu
El burlador de Sevilla
Teatro de la Comedia de Madrid - Sala Principal
Muñeca de porcelana
Teatro Bellas Artes (Madrid)
Espinete no existe
Teatro Infanta Isabel (Madrid)
Burundanga
Teatro Lara. Sala Cándido Lara (Madrid)
Leo Harlem - Hasta aquí hemos "llegao"
Teatro Infanta Isabel (Madrid)
Pantomima Full
Teatro Cofidis Alcázar (Madrid)
El concierto de San Ovidio
Teatro María Guerrero (Centro Dramático Nacional)
Ilustres ignorantes
Teatro Cofidis Alcázar (Madrid)
El Rey León, el musical
Teatro Lope de Vega (Madrid)
Redes sociales
facebookTwitter whatsapp logo 3InstagramYoutube
JSN Nuru template designed by JoomlaShine.com

Este sitio web usa cookies para mejorar nuestros servicios y su experiencia al usarlo. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio